ACANTO



Acanthus mollis L.

Especie de la familia de las Acanthaceae, originaria de las estepas africanas y asiáticas, que fue adaptada desde la antigüedad en las regiones mediterráneas y cultivada como planta ornamental de jardín.

Su nombre proviene del griego ákanthos que significa espina o pincho y del latín “mollis” flexible o blando, lo que viene a decirnos que sus espinas no son rígidas. Es conocida comúnmente como Acanto, alas de ángel, carderona, hierba carderona, oreja de gigante, hierba gigante, nazarenos de Andalucía, hierba gitana o cànem de bruixes (catalán).

En España, el Acanthus mollis es la única especie se puede encontrar de forma asilvestrada, en ruderales de suelo húmedo y formaciones rocosas.

Es una planta perenne de tallo simple, erecto y escaposo, que puede alcanzar un metro y medio de altura.

Hojas basales, elípticas u ovadas, pinnatíofidas, grabas por su haz y pelosas en los nervios del envés, de color verde oscuro, muy brillantes y de gran tamaño entre 35 a 50 cms.




Flores en inflorescencia densa en espiga terminal, bráctea dentada y más o menos espinosa y bractéolas sublineares. Corola blanquecina con nerviación purpúrea y labio inferior trilobulado y estambres arqueados. Florece al final de la primavera o durante el verano.

El fruto es una cápsula ovoide, comprimida y coriácea de 2 a 3,5 cms. que contiene de 2 a 4 semillas.

Plantar a la sombra o semisombra, en ambiente húmedo y protegido del viento.

Conviene plantar los ejemplares a gran distancia dada la envergadura de su crecimiento.

Tolera bien las bajas temperaturas y crece mejor en suelos húmedos bien permeables.

Requiere riego moderado en verano y escaso en invierno.





La planta suele secarse al final del verano y perder gran cantidad de sus hojas e incluso todas, momento que permite podar la planta casi a ras de suelo para su nueva regeneración.

Se propaga por semillas, por división de mata o por esquejes.

Muy utilizada en jardinería por el porte, la vistosidad de sus grandes hojas y su floración parecida a un gran cardo. En floristería los tallos florales se utilizan en decoración como flor seca.

Como curiosidad, las grandes hojas del Acanto al parecer sirvieron de inspiración al artista griego Calímaco para decorar frisos y capiteles corintios.

You May Also Like

13 comentarios

  1. Me sonaba mucho ese nombre, aunque al ver la planta me he dado cuenta de que no la conocía...
    Una descripción perfecta Montse, con todo detalle, las fotos también muy bien!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. aquí crece silvestre por todas partes, además¡¡¡ y es precioso, tiene un verdor de hojas y una flor alta y vistosa...
    a lo mejor no sabes lo que te voy a contar...
    me pasó el primer verano que pasé en mi campo, recogimos con los niños del campamento flores secas de acanto para hacer unos centros de adorno, cuando en la noche... las flores empezaron a explotar lanzando las semillas como bombas¡¡¡ luego leí que existe la dispersión de semillas por explosión¡¡¡ pero menudo susto nos llevamos¡¡¡
    besitos ahora mismo con granizo, esto es el colmo¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado sobre todo la foto de las hojas, y la flor nunca la había visto tan de cerca!

    Y qué divertido lo que cuenta Pilar, jaja!

    Besos a todos

    ResponderEliminar
  4. Ramuol, seguro que la habrás visto en más de un parque, son bastante habituales y por eso te sonaba el nombre.
    Gracias por tus elogios!!!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  5. ¡Huy, Pilar, se me olvidó contarlo!!
    Hace un ruido característico cuando salen las semillas disparadas (como si fueran balas), crujen y se dispersan, a mí también me dieron un buen susto la primera vez que las ví y ya ni me acordaba de eso, lo he recordado gracias a tu comentario!!!
    El acanto crece por mi jardín por todas partes también y ya estaba allí antes que yo, así que no le molesto mucho no vaya ser que se enfade y me dispare, jejeje...

    ¿Granizando? ¡hay que lata de invierno!, aquí hoy ha hecho un día precioso.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  6. Elvira, pues la foto no les hace justicia...las hojas tienen un color verde intenso y un brillo!!!

    El comentario de Pilar ha sido una bendición ¡yo ya ni me acordaba!

    Besitos, guapa!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Montse. Tengo 2 plantas de Acanto desde hace muchos años y hasta hoy no sabia como se llamaban. Creía que necesitaban mucha agua.Al principio me preocupe mucho cuando perdieron todas sus hojas, ahora se que es normal.
    Gracias

    ResponderEliminar
  8. Kissy, pues no sabes lo que me satisface que te haya podido ser de ayuda el conocer que pierde las hojas, que parece que ya no exista y luego vuelve a nacer. Yo misma me sorprendí cuando lo comprobé la primera vez.

    Hablando de primera veces, eso es lo bueno, que se aprende poco a poco, los unos de los otros. Yo me he animado, gracias a tí, y creo que voy a plantar un limonero ¡y seguiré tus consejos!

    Un beso, guapa!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Montse,
    he dado una pequeñísima vuelta por tu blog y me ha encantado, así que otro día me doy un paseo más tranquilo por tu exuberante jardín. Si no te importa pondré un enlace en el mio.
    ¿Haces tú las fotos?
    Besos frondosos

    ResponderEliminar
  10. Hola Ofelia,
    Me alegra mucho tu visita y puedes pasearte todo lo que quieras ¡faltaría más!
    Yo ya he puesto el enlace a tu blog, que me ha gustado mucho así como el buen paseo que os habéis dado Elvira y tu viendo los almendros,jajaja.
    Todas las fotografías son mías y cuando no lo son menciono la fuente o el autor si conozco su nombre.

    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  11. Muy chulas las fotos y muy buen texto ;-) un abrazo Montse

    ResponderEliminar
  12. Pues muchísimas gracias, Juanillo.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  13. donde lo consigo donde lo puedo compar

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.