VINCA DE MADAGASCAR



En una visita al Monasterio de Santa María de Ripoll me encontré, en los jardines del Claustro, con estas lindas Vincas de Madagascar y no pude evitar hacerles fotografías.
Está visto que mi afición va más allá de los límites de mi jardín.

Catharanthus roseus, L.

Catharanthus es un género de plantas herbáceas perennes, de la familia de las Apocynaceae, que comprende ocho especies, siete de ellas nativas de la isla de Madagascar y una nativa del subcontinente Indio.

La especie Catharanthus roseus L., endémica de Madagascar y conocida como Vinca del Cabo, Vinca rosa, Pervinca o Vinca rosada, es una planta amenazada en su hábitat natural, no así como especie cultivada y naturalizada en las zonas subtropicales y tropicales del mundo, tanto con fines medicinales como ornamentales.

Es una planta o arbusto de pequeño tamaño perenne que puede alcanzar 1 m de altura.

Hojas verdes brillantes, de ovales a oblongas, sin pelos, con un nervio central pálido y un peciolo corto, en pares opuestos.

Flores axilares y solitarias, con un tubo básico de 2,5 a 3 cm. de largo y una corola de 2 a 5 cm. de diámetro con cinco pétalos como los lóbulos, de color blanco al rosa oscuro con un centro rojo más oscuro.

En cultivares ornamentales existen en diversos colores, denominándose “albus” a las de color blanco, “uvafría” a los tonos rosas fuertes, “ocellatus” a las de varios colores y “hierbabuena fría” a las blancas con centro rojo.
Florece desde final de la primavera hasta el otoño.




Es apropiada para jardines como cubresuelos, en rocallas y borduras, también para plantar en macetas y jardineras tanto de interior como de exterior.

Se puede plantar al sol aunque mejor en un lugar de semisombra, ya que requieren mucha luz pero en verano toleran mal la exposición solar. También es sensible a las bajas temperaturas y las heladas.

Tolera bien cualquier tipo de suelo, siempre que tenga una humedad constante, por lo que requiere riego diario en verano o pulverización de sus hojas si es una planta de interior.

Se reproduce por división de mata a finales de otoño o invierno, por esquejes en primavera o verano y también por semillas que se obtienen del fruto de color negro.

Puede ser atacada por plagas de algunos insectos y hongos, por lo que conviene prestarle la máxima atención.

Por su contenido en alcaloides es una planta cultivada con fines farmacéuticos.

You May Also Like

16 comentarios

  1. Preciosas esas fotos de la Vinca rosa, cómo la llamo yo. En verano nunca faltan en mi jardín, aparte de ser una bonita planta, no para de florecer hasta que llegan los fríos del invierno y sobre todo es muy fácil de cultivar. Creo que todos los que nos gustan las plantas no dejamos de fotografiarlas estemos donde estemos. Besos

    ResponderEliminar
  2. nos rebosa la afición, Montse¡¡¡
    creo que nos pasa a todos¡¡
    yo las he oído llamar "príncipes"... ¿puede ser?
    si son las que yo digo son estupendas para el jardín... agradecidas y vistosas¡¡
    el claustro de santa maría de ripoll estaría precioso¡¡

    besos

    ResponderEliminar
  3. Yo me alegro de que hagas fotos por todas partes, así tenemos más fotos chulas para ver. Son muy bonitas. Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  4. Qué bonitas! Esta Semana Santa estuve con mi familia de Teruel y no te puedes imaginar lo lindo que estaba el campo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Iherba pues esta Vinca yo no la tengo ¡ya me gustaría! y creo que puede ser una buena idea ponerlas, si son tan fáciles de cultivar.

    Espero no convertirme en una fanática, pero cuando veo una planta y llevo la cámara es algo irresistible!!!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Sí, Pilar, allá donde vemos una flor se nos van los ojos detrás, jajaja... Antes miraba más el paisaje en general, ahora voy husmeando el campo y los jardines como un "sahueso" en busca de alguna maravilla que capturar!!!

    Estaban en un rincón del Claustro con poca luz, pero eso no impidió que las viera,jajaja..

    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Jo, qué bonita la morada, es preciosa

    ResponderEliminar
  8. Pues claro que sí, Elvira.
    Había unas en color rosa, preciosas, pero la foto me quedó borrosa y la eliminé ¡cosas que pasan!!!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  9. Kenhai, el campo ahora está en su mejor momento, en Teruel y en toda la Península ¡la primavera es una maravilla!!
    Por esta zona está lleno de Lobularias, caléndulas, violas, malvas y alguna que otra amapola ¡un regalo visual!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pixel, estaban tan bonitas que parecían artificiales, me acerqué a comprobarlo y todo!!!

    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. OOOOHHHH!!! Son divinas!!!
    Montse, creo que es muy buena idea que sigas visitando otros jardines. Preciosas. Parecen como de juguete, nunca las había visto.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. jajaja Montse, eso nos pasa a todos, como dice iherba, los que admiramos la Naturaleza no nos podemos resistir.Puedes creer que hasta paro el carro, me bajo y tomo fotos a las plantas, flores y toodo lo que me gusta.
    Acá estas flores les llamamos Teresitas, no sé porqué pero así las conosco.

    Besos para tí!!

    Estupendas las fotos

    ResponderEliminar
  13. Qué bonitas esas vincas blancas, nunca las había visto!!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Ofelia, yo no tengo de todo y cuando voy por ahí me encanta hacer fotos a totas las plantas que encuentro y éstas me parecieron muy hermosas ¡hay que disfrutar de ellas, claro que sí!

    Un besito, guapa!!

    ResponderEliminar
  15. Jajaja, Gabiota, ya veo que no soy la única!!!!

    No sabía que las llamárais "Teresitas", que nombre tan dulce.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  16. Ramuol, los cultivos para plantas ornamentales suelen ser de muchos colores, no sé como lo hacen pero las especies surgen más vistosas que las silvestres. De todos modos, yo prefiero las Vincas "tradicionales", jajaja...

    Un besito.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.