TIPULA, la inofensiva



Esta vez no he querido arriesgarme lo más mínimo, así que le he pedido ayuda a mi amigo Joan Prunera directamente. Él, muy amable, me ha facilitado el nombre de este curioso e inofensivo insecto.

¡Moltes gràcies, Joan!
En su blog "El col.leccioniste de vies" Joan cuenta con todo lujo de detalle y de forma simpatiquísima sus aventuras en las escaladas montañeras por tierras catalanas.




Tipula s.p.

La típula es un insecto que pertenece a la familia más grande de los dípteros, la familia Tipulidae, suborden Mematócera.

A simple vista parece un mosquito gigantesco con esas largas y finas patas, pero no lo es, aunque sea un díptero. También engaña el aspecto amenazador del abdomen, más grande en las hembras porque en él llevan los huevos, que parece un aguijón, pero no pican. En realidad es un insecto totalmente inofensivo.

No tiene piezas bucales como los mosquitos ni se alimentan de sangre, en su etapa adulta comen el néctar de las flores, no mismo que las mariposas, o no comen nada. Aunque en estado de larva se alimentan de materia vegetal de desecho y de raíces de gramíneas, por lo que si llegan a convertirse en una plaga pueden causar graves daños en el césped y en los cultivos de cereales.

A diferencia de los demás dípteros, no son buenos voladores y se les puede atrapar con facilidad, es más, he leído algo curioso sobre estos insectos… existen innumerables machos y escasas hembras por lo que la mayoría de ellos se quedan sin pareja y, así, aturdidos y frustrados vagan de aquí a allá, entran en las casas atraídos por la luz y como son muy torpes revolotean por doquier hasta acabar exterminados de un manotazo ¡pobrecillos!

Me alegro de no haber matado a esta típula, claro que tampoco sé si era macho o hembra, porque me sentiría fatal al pensar que había exterminado a un enamorado incomprendido. Confío que aún esté vagando por entre mis Dimorphotecas, pero que no encuentre el camino hacia el césped.

You May Also Like

14 comentarios

  1. a mi los inseptos me dan mucho repelus y en cuanto a su mal de amores deberían evolucionar y optar por otras opciones.

    ResponderEliminar
  2. Pixel, a mí tampoco me hacen mucha gracia los insectos, pero con el tiempo me he ido acostumbrando, los que no soporto son las moscas ¡se ponen tan pesadas!

    ¡Otras opciones, qué bueno!, no se me habría ocurrido, jaja...

    Besitos :D

    ResponderEliminar
  3. Pues si, parece un zancudo gigante.

    Hasta pronto Montse

    ResponderEliminar
  4. Chomp, y es que es enorme.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. ay,qué feo!
    yo siento mucho que esté enamorado/a, pero que no me revolotee, porque volará muy lejos de la amada/o gracias a un manotazo...(o me escondo en una caja?no me gustan los bichossss)

    besitos*

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, Rayuela ¿no te da penita el pobre animalillo?, yo reconozco que los bichitos no eran de mi agrado, pero cada vez les estoy cogiendo más simpatía y eso que muy "guapos" no son.

    Besitos ^_^

    ResponderEliminar
  7. Hola Montse, que maja, te dan penita los insectos, me pasa a mí, que tampoco soy muy amiga,mi familia se ríe de mi, porque cuando veo a algún bichito patas arriba, me agacho y lo pongo de pie para que siga su camino.

    Ahora veo que este díptero es el que yo me creía que era un mosquito gigante, que nos da mucho asco, porque revolotea como si llevara una cogorza encima.Igual es que ha bebido para olvidar su mal de amores.
    Y dices que incluso no comen, ¡ vaya! ese tipo tienen, si yo ya se que como no comer no hay nada para tener esa cintura...
    zzzzzzzmuaaac

    ResponderEliminar
  8. Típula enamorado incomprendido
    dando tumbos perdido por globalia
    cual vulgar moscardón, tanto molestas
    a pesar de ser bicho inofensivo...

    Un beso que ahora vuela a su lado

    ResponderEliminar
  9. Una bonita hisoria de perdedores antihéroes. Posiblemente porque me identifico con los protagonistas, siempre me llegan al alma estas historias.
    Gracias Montse na has hech pasar un buen rato.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, Rosa, supongo que será la edad lo que hace que cada día sea más sentimental, de pequeña seguro que maté un montón de típulas y de otros bichitos ¡me daban un miedo que pa qué! y ahora ya ves, haciéndoles fotos y todo.

    Lo de la cintura, que quieres que te diga, para tener ese aspecto yo ebería estar sin comer hasta el año que viene ¡por lo menos! y mucho me temo que no va a ser así, jeje...

    Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  11. Enric, hoy los versos te han quedado de autñentica época del romanticismo ¡geniales estrofas!
    Y gracias por tu besos voladores, que te devuelvo en el aire para que tornen a tí.

    ResponderEliminar
  12. Hola Félix!
    Posiblemente a los triunfadores no los quiere nadie, en cambio nos enternecen los que sufren.

    Me alegra saber que has pasado un buen rato, creo que todos andamos faltos de cosas sencillas como estas, que son las que más nos hacen sentir bien.

    Un gran besazo, Félix!

    PD: Aunque no te comente, te sigo :D

    ResponderEliminar
  13. Es cierto, estos bichos son muy fáciles de confundir con mosquitos gigantes, confieso que he manoteado a mas de uno.
    Por otro lado, éste, ha pasado a la posteridad con tus bellas fotografías!!
    No tiene idea del salto a la fama que ha dado ;)

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  14. ¡Ay, sí! No lo había pensado así, pero tienes razón, Axis, ahora es famoso y todo, jaja...

    Muchos besos!

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.