Las 12 uvas de la suerte


Foto de Wallpapergratis.com








En España el 31 de Diciembre, la Nochevieja, es tradición tomarse doce uvas al compás de las campanadas que a las 12 de la noche, despiden el año y dan paso al año nuevo. En Madrid a esa costumbre además se le añade la de acudir a la Puerta del Sol a tal efecto.

Se desconoce con exactitud el origen de esta costumbre y se cuentan historias, como que un exceso de producción de uva entre los agricultores levantinos, en 1909, fue lo que promocionó esta costumbre y aunque eso es así, su origen es de mucho antes.

Según publicaciones del periódico El Imperial de Madrid, se relata que en la noche del 31 de Diciembre de 1895 en la residencia del Presidente del Consejo de Ministros, todo el gabinete y distinguidas personalidades de Madrid, tomaron uvas y champagne para celebrar la entrada del nuevo año bajo el brindis del general Martinez Campos. Si bien no se menciona que las uvas fueran doce ni que se tomaran al son de las campanadas, lo cierto es que al año siguiente se repitió el acontecimiento y al siguiente, en la Nochevieja de 1897 los comerciantes ya habían visto el filón y las uvas se anunciaban con todo tipo de frases al más puro estilo de marketing: “Uvas de la suerte”, “uvas milagrosas” o “uvas de la fortuna”.

Aunque otras notas de prensa de la época dicen que la costumbre de tomar uvas y champagne entre la aristocracia madrileña, que solía pasar las vacaciones en Biarrtiz o París, fue copiada de los franceses, el hecho de que se convirtieran en un símbolo tal y de que fueran doce, tal y como lo conocemos ahora, se debe a otro singular acontecimiento histórico.

En Madrid, a finales del siglo XIX, se solía gastar una broma a los llegados de otras regiones españolas, especialmente asturianos y gallegos, haciéndoles subir a los balcones durante la llegada de los Reyes Magos que se suponía dejaban monedas como regalo para quienes las encontraran. Era una fiesta nocturna y ruidosa en la que participaban muchos ciudadanos, la única que existía en la época. En 1881, tras tomar la alcaldía de la ciudad un asturiano, José Abascal y Carredano proclamó un bando para que todo aquel que hiciera la broma pagara un duro (cinco pesetas antiguas) cantidad que era una auténtica fortuna para la mayoría de los ciudadanos, intentando con ello eliminar la fiesta.
Al año siguiente, 1882, los madrileños, para burlarse de la aristocracia que celebraba la Nochevieja con uvas y champagne y a modo de protesta contra la medida adoptada por el Alcalde Abascal, se presentaron ante las puertas del que fuera entonces Ministerio de Gobernación, actual Puerta del Sol, a tomar doce uvas al son de las campanadas del reloj del edificio.

Después esta costumbre se fue extendiendo por el país poco a poco, hasta que el excedente de fruta levantino en 1909 y su comercialización acabara por darle la consolidación tradicional. Está costumbre incluso ha traspasado nuestras fronteras, en México y en Venezuela también se toman doce uvas junto con otras costumbres de Nochevieja.

No se sabe si dan suerte o no, pero tampoco se pierde nada por comer doce exquisitas uvas para celebrar la salida de un año que acaba y la llegada del nuevo que empieza, con la esperanza de que sea mejor y ese es mi deseo para todos, mucha suerte y felicidad.


¡Feliz Año Nuevo a todos!

You May Also Like

22 comentarios

  1. ¡¡Yupiii!! Montse, quería yo afianzar esto de las uvas,hace tiempo pensaba que era una costumbre más antigua aún, yo hace muchos años que no las tomo, soy la única de la familia, no me gusta nada eso de "la suerte", pero respeto a todos.
    Me ha encantado la información, así preparo yo otra cosica pa mi blog.

    Como lo de las uvas no me va mucho, te mando 12 besos ¿que te parece?

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante esto.. no lo conocía.. "No se sabe si dan suerte o no, pero tampoco se pierde nada por comer doce exquisitas uvas".. totalmente de acuerdo:) las uvas son unas de mis frutas preferidas.. aquí se complica un poco hacerlo por esta fecha ya que que no es temporada de uvas.. pero tal vez consiga algunas..
    Un saludo..

    ResponderEliminar
  3. Interesante! En mi familia también es tradición añadir una pieza de oro (anillo) a la copa de champán con la que se brinda para recibir al año nuevo

    ResponderEliminar
  4. Interesante historia, con uvas o sin ellas, Feliz año nuevo!!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Que guay la historia sobre la uvas, la desconocía por completo.
    Feliz Año 2011

    ResponderEliminar
  6. No tenia ni idea de la historia de las uvas de noche vieja. Es mas hace unos años fuimos a Lisboa en nochevieja y me llamó la atención no celebrarlo con uvas.

    ResponderEliminar
  7. Rosa, hablar sobre las uvas es algo excepcional y que quizá no forma parte de mi jardín, en donde no tengo ninguna parra, pero la historia me pareció interesantísima como curiosidad y muy adecuada para estos días.
    De vez en cuando, es bueno hablar de otras cosas que nos puedan sorprender y nos hacen conocernos a todos mejor.

    Un beso, Rosa ¡Y feliz Año Nuevo!

    ResponderEliminar
  8. Dejemonos, espero que las consigas y si no es así, estoy segura de que tendrás mucha suerte de todos modos.
    Feliz Año Nuevo!! y mucha felicidad.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Drea, esa costumbre de poner el anillo dentro de la copa de cava es para tener prosperidad, era el símbolo amarillo. El rojo, símbolo de amor, es ahora el que conocemos como vestirse con ropa interior de ese color.
    Son costumbres parecidas a las de tomar las uvas, que vienen de algún acontecimiento al que después se le atribuye suerte o se le saca partido comercial.

    ¡Feliz Año Nuevo! y aunque sea sin uvas, sin anillo y sin nada, te traerá suerte ¡ya verás!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Lo mismo digo, Tuqui, son uvas o sin ellas, mucha suerte y mucha felicidad.

    ¡Feliz Año Nuevo! y muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Pixel, creo que aunque no tenga mucho que ver con el blog, la historia valía la pena compartirla.
    Dentro de 2 noches, cuando veamos tomar las uvas a los madrileños delante de la Puerta del Sol en la tele, ya sabremos el por qué!!

    ¡Feliz Año Nuevo! mucha felicidad, mucha suerte y un montón de besos.

    ResponderEliminar
  12. Kissy, a veces pienso que tenemos muchas costumbres de las que no sabemos el origen, y como soy muy curiosa, me encanta saberlo o averiguarlo. Me encanta que te guste la historia de las uvas.

    ¡Feliz Año Nuevo! te deseo lo mejor, mucha suerte y mucha felicidad.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Las uvas y las suertes acompañen
    los pasos de los años y los días!

    Y un beso de un brindis de una copa

    ResponderEliminar
  14. He escuchado desde mi infancia tantas cosas para hacer en año nuevo, que no sabe uno por cual decidir. Creo que cada cual toma lo que más le gusta, a mi me gusta disfrutar de la familia y abrazarlos sin pensar en otra cosa, pero me gusta tenerlas a la mano por si alguien quiere seguir esta costumbre, para que se sientan a gusto.
    Gracias por la información Montse, Felicidades y hasta el proximo año.

    ResponderEliminar
  15. ¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!,¡DONG!
    ...
    ¡Feliz año nuevo!
    Que sea nuevo y bueno, bueno, bueno, de principio a fin.

    ResponderEliminar
  16. ¿Cómo que uno?, Enric, doce besos y un brindis por el año que ha de venir.

    Mucha felicidad, mucha suerte, mucha ilusión y un largo etcétera para tí y para los tuyos ¡Feliz 2011!

    ResponderEliminar
  17. En efecto, Chomp, no hay mayor suerte que tener cerca a las personas que amas para poderlos abrazar.
    Te deseo que sea así ¡Feliz Año Nuevo! y mil besos.

    ResponderEliminar
  18. Jajaja, Javier, veo que tu ya te has tomado las uvas a golpe de "dong", así que te propongo un brindis, levanta la copa y ¡FELIZ AÑO NUEVO!

    ResponderEliminar
  19. MOntse, Feliz Año Nuevo a ti también, pero no del día de Año Nuevo sino de todo el año entero y todos los demás años.
    El día de Año Nuevo voy de la cocina a la tele a ver el concierto desde Viena ¡ quién estuviera alli! luego toco palmas a ritmo de Marcha Radetzky, je je.

    ResponderEliminar
  20. Si bien nunca hice lo de las uvas, me encanta oír historias, tradiciones. Tengo una mezcla de admiración y respeto, y me resultan divertidas.

    Como Chomp, este año especialmete voy a abrazar a cada uno de mis seres queridos para darnos amor y fuerzas, ya que estamos pasando momentos especiales.

    Y desde acá te mando uno muy cálido y muy cariñoso y mi deseo de todo lo mejor y parejo en todo el año!!! Abrazo y saludo tambien a todos tus amigos del blog ;)

    Muchos besitos Mon!!

    ResponderEliminar
  21. Igualmente, Rosa, mucha felicidad para este año, para todos los días y para todos los años.

    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  22. Axis, me alegro mucho de que pudieras disfrutar de la compañía de tu familia, darles un abrazo y estar a su lado es una de las mejores alegrías.
    ¡Feliz Año Nuevo! para tí y tu familia.

    Y un beso con mucho cariño.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.