CICLAMEN




Cyclamen persicum


El género Cyclamen pertenece a la familia de las Primulaceae, originaria de Asia Menor. Existen diversas especies, la mayor parte de ellas cultivadas como planta ornamental, entre las que destaca Cyclamen persicum.

Su nombre proviene del griego Klikáminos de klikos o círculo y del vocablo latín ciclaminos, y se conoce popularmente como ciclamen, violeta de Persia o violeta de los Andes.

Cyclamen persicum, es la especie más popular y apreciada por ser de floración invernal y de la que se han obtenido numerosos cultivares e híbridos, tanto para interior como para exterior, en una gama cromática floral que abarca desde el blanco hasta el púrpura y hojas más o menos moteadas o plateadas.

Es un planta herbácea bulbosa, perenne, con tubérculos enraizantes bien en la superficie o en la base. Aunque se considera planta anual, puede durar varios años en condiciones favorables.

Hojas de pecíolo largo, subenteras o glabras, de forma acorazonada, con el haz moteado y el envés de color verde purpureo.



Flores pentámeras, actinomorfas y solitarias. Cáliz con cinco sépalos soldados en la base y corola con cinco pétalos también soldados en la base formando un tubo globoso, lóbulos enteros o raramente dentados. Florece desde el otoño hasta la primavera.

Fruto en cápsula, con pedicelo fructífero enrollado, raramente arqueado

Los tubérculos contienen ciclamina, por lo que se ha utilizado como purgante o vomitivo en fresco.

Plantar en semisombra, a mediados o finales del verano, y mejor en maceta o contenedor que en tierra, para evitar en riego directo, en tierra con drenaje. Conviene ponerle un platito o recogedor para regar desde abajo, nunca directamente, y mantener la tierra húmeda.

Al término de la floración, retirar los tallos y efectuar un trasplante a una maceta mayor.

Se multiplica por semillas, pero es una operación compleja y también se puede guardar el tubérculo, conservándolo en lugar fresco y seco, para volver a reproducir la planta al año siguiente.

You May Also Like

17 comentarios

  1. Hola! que color mas intenso que tiene esta flor! me encanta..
    Un gran saludo desde aquí..

    ResponderEliminar
  2. Hola Montse!
    nombre vulgar del cyclamen entre nosotros:violeta de los Alpes...es gracioso, hemisferios opuestos curzan los nombres de sus montañas en una flor!
    bueno, no seré modesta y diré que tengo "manos verdes", pero confieso que jamás, pero jamás, logré que una violeta de los ALpes sobreviviera en mi compañía!

    besitos*

    ResponderEliminar
  3. De otoño a primavera florecida
    esta planta violeta de los Andes
    o de Persia, o círculo de klikos
    ciclaminos, Klikáminos, ciclamen...
    ¡qué riqueza de lenguas que la nombran!

    Y un beso de sus pétalos soldados

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esta planta en zonas frescas y ala sombra viven varios años esparciendose y saliendo plantulinas llenando cada primavera de hermosos colores.

    Es una gozada en su estado seminatural.

    http://i.pbase.com/o6/39/731639/1/93968151.NzbejnQT.Cyclamenfields010.jpg

    ResponderEliminar
  5. A mí también me encantan, pero nunca he conseguido hacerles una foto que me guste. Los tuyos están muy sanos y bonitos.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Dejemonos pues el color es bonito pero las fotografías, no sé por qué, han quedado quizá demasiado intensas, poco naturales para mi gusto, pero me alegro que te guste la planta.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Es curioso, Rayuela, pero me fascina saber que se le dan nombre distintos a la misma planta ¡qué manera más bonita de estrechar lazos sin fronteras!

    El ciclamen tiene fama de ser difícil de cuidar y te confesaré (ahora que no nos escucha nadie) que a mí tampoco se me da muy bien, jeje... ya he tenido en un par de ocasiones y no me sobreviven al calor, en parte debido a que no puedo atender sus exigencias de humedad tal y como requiere. Ese es el truco, debe tener siempre la tierra húmeda y sin que le toque directamente. ¡a ver si tengo más suerte esta vez!

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  8. Enric, captas en tus versos todos los nombres y con ello unes más los lazos entre culturas y pueblos que llaman a la misma planta de diversas maneras. ¡Un círculo mágico!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. Héctor, precisamente por necesitar ambiente fresco me resulta tan difícil tener ciclamen en mi jardín, seco y sin riego automático. Sin embargo, me gusta tanto, que siempre vuelvo a intentarlo.

    No he podido dar con el enlace que me indicas, da un error, pero me pasaré por tu blog en donde seguramente podré admirarlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Pixel, a mí también me gusta mucho y en este color rosa fucsia aún más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Elvira, pues a mi me pasa igual!!, le he hecho un sinfín de fotografías y todas las encuentro muy subidas de color, como saturadas, incluso éstas han quedado de un rosa muy intenso.
    Pero me hacía tanta ilusión hablar del ciclamen, una de las flores que pueden tenerse en invierno, que no me he podido resistir.

    Un besito!!

    ResponderEliminar
  12. Me gusto mucho esta entrada, ya que tengo uno que parece hermano del tuyo. Espero tener suerte y poder contar con el el para el fin de año.

    Hasta la próxima Montse.

    ResponderEliminar
  13. Hola Montse, tu cyclamen es hermoso;(no tanto como tu) a mi me parece una planta especial, os diré que a mi me ha pasado también como dicen Elvira y Rayuela, pero desde que las puse al frío intenso les va genial,aquí todos los años estamos algunos días a bajo cero y aún así estaban preciosos; eso sí en ventana al sur y regando en el platito de la jardinera.

    Este año no tengo, guardé semillas, pero ni oso pensar en plantarlas.
    Un año guardé la patatilla pero no me salió después.
    FEliz año para ti, tu hija Esther y los tuyos.
    Ahora te mando algo al correo.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, Chomp, a ver si tenemos más suerte esta vez!

    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
  15. Rosa, en esta época están geniales pero lo que no consigo es que me aguanten de un invierno a otro, en verano se mueren definitivamente, ni aún guardando los bulbos o las semillas he conseguido volver a tenerlos. ¡Qué buena mano tienes!
    Este año volveré a intentarlo,jeje..

    Feliz Año, Rosa, para tí y los tuyos!! y muhos besos. Estaré atenta a tu e-mail.

    ResponderEliminar
  16. Montse! ahora que nadie nos escucha, te contaré un secreto sobre el riego de la violeta de los Alpes,(lo sé porque mi amigo Paulo tiene un vivero)Sí, la tierra debe estar siempre húmeda,más no inundada, y se la riega con agua helada, heladísima, hasta con cubitos de hielo!sin tocar la planta, por cierto.

    besitos*

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.