PALOMILLA DE MURO



Esta es otra de las especies que encontré en mi viaje a Cantabria, concretamente en los muros del Museo Diocesano y Convento de las Clarisas de Santillana del mar.


Cymbalaria muralis


El género Cymbalaria comprende unas 10 especies de plantas herbáceas de la familia de las Plantaginaceae, antes de la familia de las Scrophulariaceae, nativo del sur de Europa.

Su nombre guarda relación con el aspecto redondeado de las hojas, parecidas a un cimbal.

Cymbalaria muralis, conocida como palomilla de muro, picardía o hierba de campanario, es originaria de los Alpes y se ha naturalizado ampliamente por el centro y sur de Europa.

Es una planta perenne, rastrera, de rápido crecimiento que habita en las zonas húmedas de los muros, rocas y paredes.




Hojas alternas reniformes o semicirculares, con tres a siete lóbulos y delgados tallos no pubescentes.

Flores solitarias y axilares, cuyo pedúnculo sale entre la hoja y el tallo, con cáliz de cinco sépalos soldados formando un tubo, corola lila o violeta, con gargantilla central en color amarillo, espolón tubular que se abre en dos labios, siendo el superior bilobulado y el inferior trilobulado.

Fruto en cápsula glabra con las semillas elipsoides.





El método de propagación, poco habitual, es a través de fototropismo que es una respuesta vegetal al estímulo luminoso. En fototropismo positivo, el tallo floral se direcciona hacia la luz y tras la fertilización se aleja de la luz, en fototropismo negativo, para que las semillas caigan en una grieta de la pared o roca en donde germina.

En jardinería existen algunos cultivares que se emplean como plantas de rocalla, pero mayoritariamente es consideraba una “mala hierba” por resultar invasora.

You May Also Like

16 comentarios

  1. Curioso lo del fototropismo. Así tan chiquititas son muy bonitas

    ResponderEliminar
  2. Interesante.. por aquí creo que no hay de ellas.. hermosas sus pequeñas florcitas)
    Un saludo..

    ResponderEliminar
  3. Es diminutísima, ¿verdad? En otoño la vi en una casa de campo. Besos

    ResponderEliminar
  4. La he visto en el pueblo de mi abuelita, y siempre me ha llamado la atención, ya que se distingue totalmente de lo común, de niñas nos gustaba jugar con la flor, ya que la volteábamos y oprimiéndola suavemente y soltándola da la apariencia de ser un perrito ojón ladrando. Por esta razón mi hermana y yo la llamábamos "perrito". Me gusta esa maleza.

    Hasta pronto Montse.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, Pixel, yo acabado de descubrir de que se trata el fototropismo, una singularidad de algunas plantas. Aunque no lo parezca al tiempo de redactar los artículos voy aprendiendo muchas cosas interesantes.

    Un besito!!

    ResponderEliminar
  6. Matías, tampoco yo la conocía y me encanta ir descubriendo especies, lo mismo que me gusta compartirlas con todos y aprender de aquellas que no existen por aquí.
    Este intercambio es enriquecedor para todos y una manera de hacer amigos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Elvira, es muy pequeña pero resulta bien visible ya que su colorido destaca entre las rocas.
    Yo no la había visto antes.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. Chomp, es curioso el nombre de "perrito", no sabes lo que me alegra que nos cuentes todo esto, es otra manera de compartir.
    Gracias, guapa.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Montse. Una de las cosas que más valoro de este blog a parte de las bellas fotos publicadas (...realmente las admiro), es como se enfatiza en esas plantas que nos rodean habitualmente. Aveces da la impresión de que admiramos más las plantas de otros lugares, o simplemente las que nos venden, lo cual no deja de ser un reflejo más de la cerrazón mental que tenemos, posiblemente síntoma de la homogeneizada domesticación que padecemos. Como si no hubiese nada más allá del mercantilismo (...solo es una opinión, evidentemente). Una pena por todo lo que nos perdemos al mirar sin ser conscientes de lo que vemos.

    Lo dicho un auténtico placer visitar este sitio impregnado de belleza doblemente natural.

    Un abrazo Montse.

    ResponderEliminar
  10. Una preciosidad.
    Entre montañas y rocas altas se encuentra una verdadera fuente de belleza.



    GraCIAS.

    ResponderEliminar
  11. es una plantita bellisima!!!yo la tengo en casa a pesar de ser silvestre,aqui tambien,no se de donde vino,pero como la deje por bonita sus hojas y flores delicadas,ahora esta por varios lados,pero lo curioso que siempre alrededor de la casa,o en macetas!!!cariños monica

    ResponderEliminar
  12. Hola Antonio, me alegra mucho de que te guste mi blog pero sobre todo que compartas mi opinión.

    Si se ama a la Naturaleza, cada planta y cada árbol tiene su importancia y saber apreciar su belleza ya sea un híbrido o silvestre, ya sea en nuestro entorno o de otro lugar, al menos yo lo siento así. Y hay que mirar y admirar.

    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. Parece imposible que pueda vivir tanta belleza entre esas duras y áridas rocas, yo también lo pienso!!

    Un beso a los dos!! A Olga y a Carles.

    ResponderEliminar
  14. Mónica me parece estupendo que tengas esta hermosa planta, yo hago igual con algunas silvestres que nacen en mi jardín, si no son demasiado molestas las dejo crecer ¡son bonitas y todo!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. OOOOHHHH¡!¡ Es una de mis plantas favoritas, me fascina el brillo de la diminuta flor tendida al sol y me produce una ternura y simpatía muy especiales. Me acerco a ella y ni siquiera quiero molestarla con los clicks de la cámara.
    Las fotos te han quedado preciosas.
    Felicidades y besos tan preciosos como ella***

    ResponderEliminar
  16. Ofelia, será que las sencillas florecillas nos inspiran y nuestra sensibilidad se activa, será que mirar entre las rocas también tiene recompensa, será que hay que admirar hasta lo más insignificante... el caso es que son una preciosidad ¿verdad?

    Besos a tí, hada de la fotografía!!

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.