ESPIGUILLA








Hordeum murinum L.




El género Hordeum, comprende unas 25 o 30 especies distribuídas en todas las zonas templadas del mundo y perteneciente a la familia de las Poaceae (Gramíneas).


Hordeum vulgare o Hordeum disrichum es la cebada, un cereal muy cultivado en todo el mundo destinado al consumo tanto humano como animal.


Hordeum murinum L. es conocida popularmente como Espiguilla, Cebada bastarda, Cebadilla, Cebadilla ratonera o Cola de ratón y  se distribuye por toda Europa y el norte de África.


Es una herbácea gramínea anual,  con tallos ascendentes de unos 50 cms de altura.


Hojas aplanadas, glabras y ligeramente pubescentes con vainas superiores algo más anchas que las inferiores.


La inflorescencia es una espiga, comprimida y oblonga, que aparece al final del tallo, en solitario. El raquis, que es la estructura lineal que forma la espiga, es peloso en los márgenes, las glumas (vainas externas) lanceoladas y ciliadas.





Puede encontrarse en campos baldíos, cunetas y zonas alteradas, en suelos secos o poco húmedos. 

Como curiosidad esta espiguilla, por la orientación de las aristas de sus espículas, hace que se enganche a la ropa o al pelo de los animales.

Seguro que muchos de nosotros recordamos haber jugado con ellas. Mi hermana y yo, de niñas, nos las lanzábamos la una a la otra y nos divertía que se nos quedaran pegadas.

You May Also Like

16 comentarios

  1. ¡Hay, la espiguilla! cuando leía donde se encuentra, pensaba: y en los calcetines y en las camisetas y para más fastidio en el forrillo de las deportivas pinchándote los tobillos je je... ya veo que tu también tienes recuerdos "pinchudos" de la infancia.
    Pero cuanto rellena donde crece y que sensación tan "silvestre"

    Besicos airosos desde aquí
    Rosa

    ResponderEliminar
  2. Belleza de fractal en las espículas
    que salta en sus aristas y se pega
    en juegos de la infancia en el recuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Montse por aquí también es muy común, siempre se ve en los campos o a la orilla del camino y no se si la confundía con la cebada de la que hacen la cerveza, ademas tiene un cierto parecido al trigo, buenos recuerdos me trae, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. o: no conocia como era la cebada :(

    tronadores para ti guapa!

    ResponderEliminar
  5. Hola Montse, a mi me recuerda cuando en la infancia cogía flores silvestre y siempre completaba con la espiguilla para hacer el ramo. Muy bucólico ja ja Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ah, me encanta que me digas su nombre, no tenía ni idea. Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Seguro, segurissimo que me recurdo de mucho haber jugado con ellas, pegandolas a mis conpañeros de juego.

    Esta quedara siempre em las mejores memorias de mi juventud. (gracias por traerme recuerdos felices)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La cebadilla de ratón siempre despierta sensaciones contrapuestas. Es tan familiar como insidiosa. Se nos quedó enganchada al recuerdo desde aquellas lejanas vestimentas de nuestra infancia.
    Bonitas fotos, Montse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Rosa, esta es una de las silvestres que más hemos visto o vemos, tan sencilla y la de juegos y alegrías que nos ha dado en la infancia.
    A mí siempre me recuerda aquellos tiempos!

    Un beso enorme, preciosa!

    ResponderEliminar
  10. Sí, Enric, se pega en la memoria lo mismo que en la ropa, sólo que en la memoria perdura.
    ¡Ay, quién volviera a aquellos tiempos!, inocentes y felices...

    Muchos besos, poeta.

    ResponderEliminar
  11. Marisol, es que es una cebada silvestre, es del mismo género y una gramínea como todos los cereales.
    Creo que la cerveza, además de cebada, lleva malta ¡y lo riquísima que está!

    Mil besos, guapa.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, Kato, la cebada que consumimos es la cultivada y esta es silvestre, pero en definitiva viene a ser lo mismo.

    Besitos de los tuyos, jeje..

    ResponderEliminar
  13. ¡Sí, Doris, yo también! igual que la espiguita que suele acompañar a la rosa de Sant Jordi, aunque creo que esa es de trigo.
    Ya te veo con el ramito, saltando y cantando por el campo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Elvira, pues yo creía que la había visto en tu blog en alguna ocasión ¡me habré confundido!

    Besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  15. Amigo Fernando, me alegro mucho que esta espiguilla te haya evocado tan gratos recuerdos.
    Creo que a todos nos ha recordado la infancia ¡ese tiempo mágico de la vida!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Tienes razón, Javier, hace un doble juego en nuestra mente y se atreve a hacernos recordar una de las mejores etapas de nuestra vida.
    Estas espiguillas son traviesas como los ratoncitos!

    Muchos besos ;D

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.