Coronas de Navidad

19.12.11

Foto de internet










Las coronas de Navidad, que hoy en día son simples adornos navideños, tienen un significado mucho más antiguo de lo que nos pueda parecer. Así poner un centro de mesa redondo o  aquella corona que colocamos en la entrada de nuestras casas,  hecha con ramas verdes, adornado con piñas, lazos, frutas o velas, tiene relación con la “Corona de Adviento” en la tradición cristiana.

Adviento, del latín adventus, o venida, es el periodo preparatorio para el recibimiento de la llegada de Cristo  y la Corona de Adviento  o guirnalda de Adviento simboliza el transcurso de ese período. 

Es una corona, un cículo, de ramas de pino o abeto y decorada con cuatro velas, tres de ellas de color morado y una rosada, que se van encendiendo, una cada semana, dejando la de color rosa para la semana anterior a Navidad . En algunas coronas se incluye una quinta vela blanca de mayor tamaño que se enciende el mismo día de Navidad. La familia se reúne en torno a la corona en la espera de la llegada de Jesús, la luz del mundo. 

Foto de internet : Corona de adviento



Esta especie de cuenta atrás, se recoge en el llamado Calendario de Adviento, cuyo uso se le atribuye a   Johann Hinrich Wichern, pastor protestante alemán, que en 1839 lo ideó para que los niños de la escuela fueran contando los días que faltaban para Navidad.  En la actualidad sigue teniendo gran popularidad entre los colegiales, que siguen con interés la llegada de la Navidad, en especial por disfrutar durante esas semanas de dulces, golosinas y chocolates que ahora se incorporan.

Pero la simbología de la corona de adviento es mucho más antigua que la cristiandad. El círculo, símbolo universal del ciclo de la vida y ciclo estacional, se relaciona con la muerte y renacimiento del sol, un culto invernal que proviene de rituales de los antiguos pobladores del norte de Europa. Confeccionado con ramas de árboles perennes, en señal de vida y velas que iluminan el culto al astro rey en el frío invierno del hemisferio norte.

Tal y como ocurre con la Rueda del año o calendario circular, el árbol de Navidad, San Nicolás o Santa Claus y las ramas de acebo y muérdago, la corona de adviento viene de las ancestrales culturas pre-cristianas de celtas y druidas del norte de Europa.

En resumen, la corona que se coloca en la puerta de la entrada del hogar, antigua tradición alemana, forma parte de la bienvenida que se ofrece a los invitados, y su contenido, frutas, lazos y piñas, la generosidad de los anfitriones.

En cuanto al centro de mesa circular, está más relacionada con la Corona de Adviento, la celebración de la llegada de Jesús y sus adornos, estrellas, velas y ángeles hacen referencia a la luz que ilumina y nos guía y los cánticos celestiales de bienvenida que le otorgamos al Niño Jesús en nuestro hogar.

You Might Also Like

8 comentarios

  1. Muy bien explicado, Montse. Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, Elvira, dicho así parece que soy una maestra dando la lección!!

    Mil besos, guapetona.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Montse por toda esa información.No tenía ni idea... Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracia a tí, Doris, por estar siempre aquí y por tus comentarios.

    Mil besos, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Montse contigo todo es cultura y que buen informe sobre las coronas de navidad, un abrazo y un besote.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Marisol, me gusta saber las costumbres y las tradiciones, las cosas curiosas y de donde vienen, y me alegro mucho poderlo compartir.

    Un besito y un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Feliz Navidad Montse, gracias por seguir compartiendo tu alegría y saber en este blog. Besos,

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Floren, tú si que tienes gracia y salero para hablarnos de esos "pequeñines" que tan maravillada me tienen.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.