Plaza Paul Langevin de París


París cuenta con numerosas plazas ajardinadas, llamadas Square, algunas realmente encantadoras y más o menos grandes y de todas las que vimos esta es la que más me gustó.

Situada en la esquina de la rue des Scoles y la Monge rue, bajo el edificio de la antigua Escuela Politécnica, antes se llamaba Square Monge, nombre del matemático de dicha escuela, y luego fue renombrada como Square Paul Langevin, físico conocido por la teoría del magnetismo.



La impresionante escalera que preside la fuente Childebert está cubierta de hiedra.



Hay que admirar el friso que hay en un lateral, de 1889 y que antes estaba situado en el Palacio de Industria. 

Muestra, en el círculo de la izquierda, un cartabón y un compás, simbolizando las herramientas técnicas necesarias para la medición y en el de la derecha, papel y dos plumas, una de ave y una plumilla, de tiempos distintos, porque el estudio y el conocimiento requieren tiempo. Me pareció sumamente interesante.



Un nogal negro americano (Juglans nigra), pariente del nogal común, preside el jardín, junto con un algarrobo, magnolios y varios plataneros.

Tiene un tronco oscuro, casi negro, muy surcado y sus hojas son alternas, oval-lanceoladas y levemente aserradas de color verde-amarillento.
Esta especie de nogal fue introducido en Europa en 1629 como árbol ornamental y se cultivaba para utilizar su madera, fuerte y densa, en ebanistería.



En el suelo, encontré varios de sus frutos, unas cáscaras verdes y semi-carnosas en cuyo interior alberga la nuez protegida. 


En el colchón que formaban las hojas muertas del nogal y los plataneros, se veían las oscuras vainas de algarrobas, fruto del Algarrobo (Ceratonia siliqua).

* Tengo que añadir que ahora dudo si esos frutos en vaina son de Algarrobo, seguramente son de Robinia pseudoacacia como me ha dicho mi amigo F.Javier (El último rincón) en un correo ¡gracias!
Es una pena que no le hiciera una fotografía al árbol.


You May Also Like

13 comentarios

  1. Que maravilla de paseo, para perderte observando,
    árboles, frutos, edificios, me ha parecido
    muy interesante el Palacio de la Industria el hermoso friso con el compás y el cartabón incorporado, de una belleza y perfección
    inusual..una delicia.

    Petons.

    ResponderEliminar
  2. Interesante! Y otra cosa que no vimos, jajaja

    ResponderEliminar
  3. Una plaza muy bien dispuesta y con una escalera-hiedra que bien merece un subidón (por la escalera, digo).
    Saludos, Montse.

    ResponderEliminar
  4. Bello y muy interesante... París que bonita ciudad!!! Gracias Montse por hacernos viajar contigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. M.Dolors, hay unas plazas tan encantadoras que da gusto entrar en ellas y detenerse, cosa que al turista le cuesta mucho, un momento para admirarlas tanto en la parte vegetal como en estatuas, fuentes y elementos que contienen.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. María, así si hubiéramos ido a París los mismos días no nos habríamos encontrado, jaja..
    Eso es porque mi viaje era de encontrar rincones y deambular por calles para descubrir algo diferente de la ciudad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Pues mira, Javier, por la escalera no subimos, nos paramos a admirarla desde abajo y yo estaba mucho más entusiasmada con el nogal que acababa de descubrir (a mi vuelta he sabido que era un nogal negro americano)

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  8. Doris, pues no sé si os estaré empachando con París, pero es que no puedo evitar mostrar los aspectos botánicos o de jardinería que he visto.

    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
  9. Un lugar muy bonito, esto no sale en las típicas guías turísticas o por lo menos a mi me lo parece.

    ResponderEliminar
  10. Pixel, mi viaje trataba precisamente de eso, de ver lugares distintos, rincones y un poco de ese encanto parisino de cafés, librerías y mercados.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. Montse, tu articulo y fotos de árboles de París me ha recordado mi viaje a esta bellísima ciudad hace unos 7 años. Me supo a poco y estoy deseando volver con calma para recorrer de nuevo sus jardines. Tengo en mi jardín un nogal negro norteamericano de 25 años de una nuez que recogí en la ciudad vasca de Vitoria y también una Acacia de tres espinas, Gleditsia triacanthos, de una vaina negra como las de tu última foto. También ésta es norteamericana. Mira qué espinas más infernales. Ya mide unos 4 metros:

    http://amicsarbres.blogspot.com/2012/10/es-cobreix-amb-una-coraca-despines.html

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Juan, París es tan interesante que siempre hay algo por lo que vale la pena volver, nos pasa a todos los que hemos visitado esa hermosa ciudad.

    Impresionante esa Acacia de tres espinas, no la conocía ¡y menudas espinas!
    En cuanto a las vainas del suelo, ahora dudo si eran de algarrobo, porque podrían ser de esa Acacia o también de la Falsa Acacia (Robinia pseudoacacia) como me ha comentado un compañero por correo.
    Yo tengo una Robinia, que puedes ver aquí:
    Falsa acacia

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Montse, impresionante tu viaje por París, yo quisiera algún día poder ir y conocerlo junto con mi hija, que es su sueño. Sabes acá hay muy pocos nogales como el que muestras por los frutos que has tomado, le llaman nuez encarcelada, no es igual a la nuez tradicional, pues su fruto no sirve para comer, más bien se usa como planta medicinal. Y el árbol de Acacia también tenemos por acá pero no recuerdo su nombre, me fijaré si también tiene esas espinas.... Besos y abrazos mi querida Montse. Feliz fin de semana largo!!!

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.