Oruga PROCESIONARIA del pino

10.1.16


La procesionaria del pino es como se conoce a la oruga que se transforma en la polilla "Thaumetopoea pityocampa" es una de las plagas más importantes de nuestros bosques de pinos, en toda la Península y en Baleares, que ataca a todas las especies de pinos y también a cedros y abetos.

No es la primera vez que la vemos en nuestro jardín, ya os hablé de ella hace tiempo.
A primeros de otoño forman las características bolsas blancas en las copas, que contienen los huevos depositados en verano, en invierno o principios de primavera las orugas descienden al suelo y forman una larga hilera, como si fueran en procesión, de ahí su nombre de procesionaria. Allí nacen las polillas que una vez se han apareado, vuelven a depositar los huevos en las copas.


Estas orugas están recubiertas por unos pelillos urticantes que se dispersan y flotan en el aire, produciendo irritación en piel, ojos y nariz, que producen alergias y urticarias. Ni siquiera hace falta tocar las larvas para sufrir sus efectos urticantes, por eso hay que tener mucho cuidado con ellas.
A mi me dan mucho respeto, así que las fotos las he hecho a distancia, utilizando el zoom de la cámara.


Se alimentan de las hojas (acículas) tiernas de los pinos, pero no llega a matar al pino, solamente lo debilita de modo que al año siguiente produce nuevas acículas de menor calidad lo que hace que el número de larvas sea también menor y puedan afectarse, de forma natural, de parásitosis y ataques de de aves depredadoras naturales. 

Recientes estudios han observado que cuando un pino está muy afectado no es utilizado para la puesta de huevos, al parecer dejan que el ejemplar se recupere durante varias temporadas, lo que es una manera de garantizarse alimento para el futuro.


Hasta hace unos años la manera de combatir esta plaga era con fumigaciones masivas en las áreas de pinares y la retirada manual de los bolsones para su incineración en zonas más reducidas, observando que año tras año la existencia de larvas sigue siendo igual tanto en pinares tratados con productos químicos como en aquellos no tratados. Trampas de feronomas y tratamientos con nitrógeno son otros de los métodos utilizados.

Finalmente, teniendo en cuenta que su presencia puede favorecer el aclareo de pinares compactos que a su vez impiden el crecimiento de otras especies autóctonas y dejar que sea un proceso natural, introduciendo pájaros como carboneros y herrerillos y otros invertebrados parásitos, avispas y hormigas, que son buenos depredadores de las larvas de procesionaria, parece dar buenos resultados.

En Botànic Serrat lo tenemos claro, eliminamos las bolsas de procesionaria que están al alcance, quemándolas rápidamente y si vemos las orugas en plena procesión, lo mejor es quemarlas con soplete a cierta distancia. El resto lo dejamos en manos de pájaros e insectos aliados.


You Might Also Like

14 comentarios

  1. Preciosa y detallada foto, el bichito es un poco molesto y para los pinos nefasto. Un besin enorme querida amiga y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, lo de las fotos tiene su miga, porque yo iba acercándome cada vez más para hacerlas y mi marido diciéndome ¡no te acerques tanto, que son peligrosas!
      Hemos eliminado todas las que hemos podido, pero las copas de los pinos están llenas de bolsas, una buena ola de frío sería genial pero el clima está muy benigno y eso les favorece ¡ay, a ver como va el tema!
      Un besito, guapa.

      Eliminar
  2. Hace muchos años yo también participaba en la corta y quema de las bolsas de procesionarias, pues trabajaba en una gran finca con muchos pinares. Muy buena la información y fotos que nos das sobre estos bichitos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito, José, por haber efectuado ese trabajo de participación en la quema de procesionarias, un gran trabajo para combatir esta plaga que afecta tanto a nuestro país.
      Un abrazo enorme!

      Eliminar
  3. Gracias por la información, Montse! Las fotos son impresionantes.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si por tu zona hay pinares, pero aquí sí y tenemos una plaga impresionante de estas orugas.
      Un besito.

      Eliminar
  4. Pensaba que era la única insensata que cogia una caña larga,le colocaba un trapo con alcohol y le pegaba fuego para quemar las bolsas.
    Gracias por la información.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves, KiSi, por aquí también lo hacemos aunque no del mismo modo. Tenemos una caña muy larga con una cuchilla que se acciona con una cuerda, con ella se corta la rama con la bolsa y una vez en el suelo, debidamente protegidos con guantes y gafas, se coge la bolsa y se quema. El caso es eliminarlas como sea.
      Un beso enorme, guapa.

      Eliminar
  5. Una fotos muy buenas, de estas pequeñas orugas.-

    ResponderEliminar
  6. A mi me caen muy mal est5as orugas, en mi trabajo plantamos unos 15 pinos y siempre estan ahí y mira que vamos a cortarlas pero no hay manera, este año la han tomado con el más hermoso que tenemos. Un besete grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este año hay muchas más, el clima les favorece y la verdad es que son una auténtica pesadilla. Menos mal que no matan los pinos, sólo los debilitan, porque si no ya no quedarían pinedas.
      Un besote!

      Eliminar
  7. Amb la sequera i les altes temperatures d'aquest hivern, la processionària ha proliferat més del que és normal a les pinedes. Esperem que els putputs i altres aus controlen aquesta plaga.
    Salut Montse i una abraçada

    ResponderEliminar
  8. Así es, Manel, aquest any es impressionant la quantitat de processionària que hi ha. A veure si ve una mica de fred, que ja toca!
    Un petonet.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.