BOJ



Buxus sempervirens, L.

Arbusto perennifolio y monoico de la familia de las Buxaceae.
Es originario de Europa, en donde crece de forma silvestre desde las Islas Británicas hasta el Mediterráneo y el mar Caspio.

De crecimiento muy lento, incluso unos pocos centímetros en todo un año. Alcanza una altura de 1 m y un diámetro de 1,5 m no llegando a sobrepasar los 5 m de altura.

Hojas enteras, opuestas y coriáceas de 1,5-3 cm de color verde oscuro lustroso por la haz y más pálidas por el envés, con los bordes ligeramente enrollados, posee numerosas ramas rígidas de corteza pardo-clara, por lo general agrietada profundamente.

Flores pequeñas, blanquecinas, de olor desagradable, dispuestas en inflorescencias axilares de 5 mm de diámetro, si pétalos de varias flores masculinas y una femenina.

Fruto coriáceo se presenta en cápsula en principio verde y luego pardusco, del tamaño de un garbanzo, con tres cuernecitos y semillas de un negro lustroso.

Desde la época clásica, el boj fue usado en Grecia y Roma para demarcar jardines formando setos y molduras por su lento crecimiento y por soportar bien la poda sin perder su follaje durante el invierno. Con Claude Mollet gozó de gran aceptación en los elaborados jardines renacentistas.

La madera de boj, por su dureza y fino grano hizo que se utilizara para grabados e imprentas, así como para instrumentos de viento-madera. Las ramitas también se utilizan para la confección de ramos de flores y centros de mesa.

Se le atribuyen propiedades medicinales, contra la malaria y las infecciones intestinales sobre todo pero su uso es sumamente peligroso ya que tanto frutos como hojas son incomestibles y sumamente tóxicos.

Se adapta a todos los suelos, aunque prefiere los de ph neutro y algo calizos y ofrece buena resistencia al frío, al viento y a la sequía.

Riego: en verano, conviene dejar secar ligeramente la tierra antes de volver a regar, evitando siempre los encharcamientos. En invierno hay que regar con prudencia.

You May Also Like

0 comentarios

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.