Procesionaria del pino



Este fin de semana encontré en mi jardín unos incómodos visitantes... la procesionaria del pino.


Desde una distancia prudencial (me dan mucho respeto) pude hacer estas fotografías a un jóven pino infestado de esta temible plaga. Los otros pinos de mayor altura también tenían bolsas de larvas en las ramas. No es la primera vez que hay procesionaria en el jardín, e incluso las he visto en plena "procesión".





La procesionaria del pino es como se conoce a la oruga que se transforma en la polilla "Thaumetopoea pityocampa" es una de las plagas más importantes de nuestros bosques de pinos, en toda la Península y en Baleares, que ataca a todas las especies de pinos y también a cedros y abetos.


Las mariposas se aparean en verano, la hembra pone sus huevos en las copas de los árboles y en Septiembre-Octubre nacen las orugas. Construyen sus nidos en donde pasan todo el invierno y entre Febrero y Abril descienden al suelo en fila india, de ahí su denominación de procesionaria ya que van como en procesión, se entierran en el suelo y pasan a la fase de crisálida que en verano se convierten en mariposas, comenzando de nuevo el ciclo.


El daño que produce en los pinos es la defoliación que generalmente no mata al árbol pero si lo puede debilitar en gran medida facilitando así el ataque por parte de otros enemigos.




Además las orugas están recubiertas por unos pelillos urticantes que se dispersan y flotan en el aire, produciendo irritación en piel, ojos y nariz, que producen alergias y urticarias.



El modo de control de esta plaga se puede realizar de distintas maneras: Mediante tratamientos químicos, mediante insecticidas biológicos, mediante la corta, recogida y quema de bolsones y mediante abatimiento de bolsones con escopeta.





Nosotros cogimos esta bolsa, con mucho cuidado con unas largas tenazas y seguidamente la quemamos. Eso sí, antes pude hacer estas fotografías ¡Increíble!

You May Also Like

10 comentarios

  1. Interesante información, recuerdo cuando era más "peque" que me cayó una oruga en el brazo y me produjo una urticaria bastante molesta.

    saludos,
    Viatger

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno que te encargaste de ellos...

    peste!

    ResponderEliminar
  3. Me dan muchísima grima. Suerte que te deshiciste de ellas sin usar productos químicos. Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues mira que es curioso, que estando rodeados de pinos nunca hemos tenido ningún tipo de problema. Eso sí, nos andamos con mucho cuidado ya que conocemos por nuestros vecinos las molestias que ocasionan esas oruguitas.
    Un beso, Viatjer.

    ResponderEliminar
  5. Kato, sólo hemos podido eliminar los bolsones que están a nuestro alcance, de los pinos pequeños; los otros siguen tan a gustito en las copas de los pinos altos.
    ¡Si veo una procesión, si que la elimino! ja,ja.

    ResponderEliminar
  6. ¡A mí también me desagradan, Elvira! y eliminarlos con productos químicos no está a nuestro alcance, creo que debe hacerse desde arriba.
    ¡Tampoco tenemos escopeta! ¿Te imaginas matarlos a tiros?

    ResponderEliminar
  7. Menuda gracia no? Pues lo siento mucho, qué mala suerte. No hay manera de prevenirlo?

    ResponderEliminar
  8. Es una plaga muy habitual.
    ¿Prevención? No sé, pero me temo que ninguna.

    ResponderEliminar
  9. Suerte con esa plaga y que se fijen en otros pinos de la zona y no en los de tu jardín ;-). Un saludo

    ResponderEliminar
  10. ¡Eso sería estupendo! Que se fijaran en otros, aunque también es una pena.
    Un saludo, Juanillo y gracias.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.