ZARZAMORA




Rubus fruticosus L.


El género Rubus comprende unas 250 especies procedentes de Europa, Norteamérica y Asia y pertenece a la familia de las Rosaceae.

En Europa destaca de forma asilvestrada el Rubus fruticosus, abundante en los claros de los bosques, matorrales, bordes de caminos y en los campos de cultivares del Mediterráneo en donde es considerada invasiva.

Es un arbusto caducifolio de tallos leñosos, muy ramificado y provisto de espinas que puede alcanzar los 2 metros de altura.

Hojas compuestas de cinco foliolos, muy aserradas de color verde oscuro por la haz y verde grisáceo y con pilosidad por el envés.

Flores blancas o rosadas, con cinco pétalos y cinco sépalos reunidas en racimos al final de las ramas.

El fruto, la zarzamora o mora, es carnoso y formado en pequeñas grupas reunidas en un eje (poligrupa), que aparecen en color verde, luego rojo y que se tornan morado oscuro a medida que maduran, lo que realiza durante todo el verano.

Las moras o zarzamoras, están dentro de los llamados “frutos rojos” o “frutas de bosque”, contienen un porcentaje elevado de agua, vitaminas A y C principalmente y potasio, por lo que resultan diuréticas. Se consumen solas o en helados y yogures, así como en la elaboración de mermeladas, tartas y compotas.




Sus frutos se consumen desde la antigüedad, pero a finales del siglo XIX se comenzaron a cultivar diversas variedades en todo el mundo, la mayoría sin las espinas que tienen las silvestres para que su recolección resulte mucho más fácil.

Las zarzas son un remedio natural para las inflamaciones de las encías, haciendo un té con sus hojas y para curar heridas de la piel, aplicando un cataplasma con sus hojas machacadas. En infusión o decocción es útil en afecciones intestinales, como diarreas y colitis.

También se denominan moras a los frutos de la Morera (Murus nigra) y con los que también se elaboran compotas y jarabes. Sin embargo la Morera es un árbol de grandes hojas que se recolectan porque constituyen el principal alimento de los gusanos de seda.

You May Also Like

10 comentarios

  1. Que ricas con azúcar!
    Me recuerda cuando era pequeñita y iba por los caminos con mi abuela a recogerlas, luego nos poníamos hasta arriba,jeje

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Ana, pues mi hija y yo también nos poníamos "moradas" de moras, que por aquí hay muchísimas.
    Este verano sólo he cogido unas cuantas para añadirlas a la macedonia ¡y están buenísimas!.

    Besicos para tí!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta su sabor, pero me molestan las pepitas. Mi madre hacía una mermelada muy rica (demasiado dulce para mi gusto, pero deliciosa) y con pan tierno y mantequilla nos poníamos morados en el desayuno. Y como la había pasado por el chino, casi no quedaba ninguna pepita. Eso sí: se nos quedaban los dientes negros, jaja!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Por aquí al arbusto se le llama zarza y la verdad es que me parece muy vistoso cuando tiene frutos, pero nos es muy agradable caerte encima de un zarzal.

    ResponderEliminar
  5. LA CONOZCO COMO ZARZAMORA, SOLIA TENER EN MI CASA CUANDO ERA CHICA, TENIA SUS LINDAS ESPINAS.
    RICAS PARA HACER DULCE!!!!
    UN BESO DESDE ARGENTINA

    ResponderEliminar
  6. ¡Elvira, debías de estar monísima con los dientes negros!!!
    Me has hecho pensar que los desayunos de hacíamos eran mucho más sanos que lo que desayunan ahora los niños, debería volverse a las rebanadas de pan, mantequilla y mermelada ¿verdad?
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Es cierto, Gargon, también se llama zarza y lo de caerse encima, pues, se lo preguntaré a Josep Mª ¡él se cayó un día, pobrecillo! ¿te lo contó?
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Liliana, hay que tener cuidado con las espinas al coger las moras, pero es que están riquísimas, y cuando las ves maduritas es difícil no caer en la tentación de comértelas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Por aquí tienen que estar a punto ya! A ver si salgo a coger alguna, que todos los años me gusta comerme aunque sea un puñadito!!
    A mi me gustan un puntito ácidas ...
    Un Abrazo Montse

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Ramuol!, me alegra que estés de vuelta y espero que hayas disfrutado un montón de tus vacaciones.

    Pues por mi zona ya casi no quedan ¡nos las hemos comido!

    Un beso.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.