GLICINIA




Tuve la oportunidad de ver este ejemplar, en primavera y en plena floración, en una visita al Parc Güell de Barcelona.
Una visita en muy buena compañía, dos amigos, Drea (Blogobosofía, Carne rosa, etc) y Gargon (Gargon 3d) a los que dedico esta entrada y un fuerte abrazo con todo mi cariño.


Wisteria sinensis


Wisteria es un género de arbustos trepadores, perteneciente a la familia de las Fabaceae (o Leguminoseae) con unas decena de especies nativas del este de Estados Unidos y de China, Corea y Japón, entre las que destacan como plantas ornamentales cultivadas en Europa Wisteria sinensis y Wisteria floribunda.
Su nombre proviene del Dr. Caspar Wistar, anatomista de la universidad de Pensilvania.

Wisteria sinensis, llamada flor de la pluma o visteria china, como su nombre indica es endémica de China de las provincias de Guangxi, Guizhou, Hebei, Henan, Hubei, Shaanxi y Yunnan. En el siglo XIX se distribuyó a Europa y Estados Unidos llegando a ser muy popular por su porte y espectacular floración.




Es un arbusto leñoso trepador, perenne o caducifolio y de denso follaje, al que puede dársele una formación arbórea. Esta planta utiliza sus ramas para trepar sobre otras plantas, árboles o celosías que le sirven de soporte, que se disponen de forma giratoria, alcanzando una altura de 20 metros desde el suelo y una expansión sobre el soporte de 10 metros. Es una planta que adquiere grandes dimensiones.




Hojas compuesta ovales y pinnadas, de color verde brillante, con foliolos oblongos.

Flores dispuestas en racimos colgantes, que abren en primavera, en color azul- violeta muy vistoso y con un aroma similar al de las uvas. Existe una variedad “alba” de flores blancas. Florece en primavera sobre las ramas crecidas del año anterior.

Frutos en vainas alargadas aterciopeladas, de color pardo.

Es una planta tóxica en todas sus partes, ya que contiene glicósido o wisterina, una sustancia que puede provocar naúseas, vómitos y diarreas.

Plantar al sol o semisombra, en suelos poco profundos para que no sea agresiva ya que ramifica en abundancia. También puede cultivarse en maceta como arbolito e incluso como bonsai.




Se adapta a cualquier tipo de suelos, preferentemente en terrenos arcillosos y que retengan la humedad. En suelos muy calcáreos necesitará dosis de hierro para favorecer su floración.

Es resistente a las heladas y no requiere riegos excesivos.

Conviene ralizarle una poda de formación una vez que haya alcanzado la altura para sostenerse al soporte horizontal, después efectuarle podas de mantenimiento de las ramas largas con asiduidad.

Se multiplica por acodo, por esqueje y por injerto.

You May Also Like

12 comentarios

  1. Ascender escaleras en el parque
    contemplando la flor de la glicina,
    sus vainas de alargado terciopelo,
    anzuelos de belleza que ocultan
    su tóxico glicósido veneno,
    la antigua wisterina en Pensilvania.

    Un beso paseante por el parque

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, siempre ha sido una de las plantas favoritas, yo tengo una en el jardín y sube hasta el primer piso, pero aquí donde vivimos ahora no florece igual, me encanta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bravo, Enric, te ha quedado precioso el verso ¡tienes un arte..!

    En el Parc Güell podría haber hecho fotos a los bancos, pero no hice ninguna ¡otro día que vaya me acordaré!

    Besos de terciopelo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Higorca, seguro que con tus pinceles has hecho alguna composición con las flores de la glicinia ¡es tan bonita!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bonita es! Y las fotos te han quedado muy románticas (no me preguntes por qué, no sé). No sabía que fuera tóxica.

    Besos, guapa

    ResponderEliminar
  6. Qué BONITA!!! ojalá trepara por mi habitación, jajajaja

    ResponderEliminar
  7. Elvira, es posible que la languidez de las ramas le de un aire romántico ¡y el color violeta pálido también!.

    A la Glicinia le pasa como a la Adelfa, son muy bonitas y muy peligrosas.

    Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  8. ¡Ay, sí, y por la mía!, es que es preciosa.

    Un besito, Pixel!

    ResponderEliminar
  9. Oh! una glicina así abraza una pared de la casa de mis padres, está allí desde ya ni recuerdo cuándo...pero qué poco sabía de ella!Bonita y peligrosa!
    Cuánto aprendo aquí,Montse! Gracias!

    besitos*

    ResponderEliminar
  10. A nadie pasa desapercibida su floración, un espectáculo a nuestros ojos y los de los insectos.
    Sin duda, una top-model de la jardinería, que posa de maravilla ante tu cámara.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Rayuela, los recuerdos de infancia son muy hermosos y me alegro habértelos traído a través de esta bella planta ¡Bonita pared en casa de tus padres!

    Aprendemos los unos de los otros, enriqueciéndonos al compartir.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto, Javier, que no pasa inadvertida ¡es de una belleza singular!

    Por cierto, esta top-model bien podría desfilar en la pasarela Gaudí, en la próxima temporada primavera-verano.

    Un beso enorme ¡me encantó tu desfile otoñal!

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.