ABETO, el árbol de Navidad


Foto: Abeto de Normandía (Abies normandianna) tomada en Caldes de Montbui (Barcelona)





En todas las culturas del mundo, el solsticio de invierno o regreso del sol, es reconocido como el principio de un período de renovación y renacimiento. En la antigüedad este momento era celebrado mediante festejos y ceremonias de alegría general en torno a un árbol con hogueras, cantos y danzas rituales, así como la recogida de plantas a las que se atribuían propiedades mágicas, como el muérdago o el acebo.

Ya escribí algunas de las leyendas e historias que existen alrededor de un árbol, ya sea encina, pino o abeto, que a lo largo de la historia giran en torno a la Navidad* y que desmitifican la idea de que adornar un abeto sea una mera estrategia comercial de hace apenas un siglo, aunque sí es cierto que para abastecer a una extensa población que celebra la Navidad con un abeto que adorne su salón ha hecho que, tanto el abeto como otras coníferas similares, tengan un cultivo cada vez más extenso y lucrativo.

*
Árbol de Navidad, mensaje al cielo

El abeto (Abies) es la especie de conífera que más se utiliza para representar el Árbol de Navidad, así que vamos a conocer algo más sobre este árbol tan significativo.



Foto: Abetos de Normandía (Abies normandianna) tomada en Caldes de Montbui

Abies es un género de conífera de la familia de las Pinaceae, que comprende unas 30 especies primarias y 20 secundarias o subespecies y que crecen principalmente en Asia central y oriental, en el centro y sur de Europa y en Norteamérica.

Es un árbol perenne que, como los pinos, se caracteriza por la formación en aguja (acicular) de sus hojas unidas a la rama y sus frutos cilíndricos y compactos que se descomponen liberando los piñones, algo que no ocurre con los pinos que forma piñas.

La primera granja de árboles de Navidad data de 1901 en Nueva Jersey, en Estados Unidos, con ejemplares de Picea de Noruega (Picea Abies) una conífera, no abeto, que en los países nórdicos de Europa está considerado como el típico Árbol de Navidad, cincuenta años después de que un granjero ya llevara a Nueva York el primer Árbol de Navidad.
Estos primeros cultivares no tuvieron éxito ya que la mayoría de las personas seguían obteniendo árboles silvestres cortados. No fue un mercado floreciente hasta 1950 y en la actualidad el 98% de los Árboles de Navidad que se venden son cultivados.




Foto: Picea del Colorado (Picea pungens) tomada en Caldes de Montbui (Barcelona)


Diferentes especies de abetos y pinos se cultivan especialmente para la venta como árboles de Navidad y que varía según los distintos países:

Abeto Douglas , Abeto noble (Abies procera), Abeto balsámico (Abies balsamea), Abeto de Virginia (Pinus virginiana), Pino blanco americano (Pinus strobus) y Picea azul o Picea del Colorado (Picea pungens) se cultivan en Estados Unidos y se exportan a todo el mundo.

Abeto de Normandía (Abies nordmanniana), Picea de Serbia (Picea omorika) y el pino silvestre son los más cultivados en Gran Bretaña y en Europa.

Abeto de Fraser (Abies fraseri) en Canadá, Abeto común (Abies alba) y Picea común (Picea excelsa o Abies picea) en Europa.
En España se cultivan el Abeto pinsapo (Abies pinsapo) y Picea común (Picea excelsa o Abies picea).

You May Also Like

16 comentarios

  1. Hermosa conífera esta.. acá solamente es cultivado en la zona de la cordillera de los andes.. por lo que en navidad por razones obvias usamos a otros arboles.. generalmente uno nativo bastante bueno.
    Un saludo..
    (conocerás la especie que tengo en mi blog?)

    ResponderEliminar
  2. Y el aroma es delicioso, trae gratos recuerdos.

    Hasta pronto Montse.

    ResponderEliminar
  3. ....y Lila durmió entre pinos y violetas...

    mil besos*

    ResponderEliminar
  4. Armonía entre el cielo y la tierra,
    el cielo, el mismo cielo y tan distinto,
    la tierra, misma tierra, diferente
    en frutos de culturas que celebran
    las fechas de las fiestas desde antiguo...

    Y un beso en las culturas del abeto

    ResponderEliminar
  5. Siempre me ha parecido un árbol muy bonito.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la Navidad y sus pinos. Este año he juntado muchas piñitas en Rayones, el huracán tumbó pinos y me puse a recogerlas, ahora tendré para hacerme un arreglo de Navidad.
    Besos y abrazos para tí!!

    ResponderEliminar
  7. Hermoso, y como bien han dicho, me encanta su olor. Besos

    ResponderEliminar
  8. Dejemonos, me encantará saber cual es el árbol que utilizáis para Navidad ¡estoy intrigadísima!, me voy directa a ver tu blog.

    Mil besos.!

    ResponderEliminar
  9. Sí, Chomp, el abeto huele a Navidad! a mí también me despierta los recuerdos de infancia, de la mía y luego de la de mi hija ¡Ayyyyy!

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. Y a Lila los pinos le daban el perfume y las violetas el color...

    Besos, Rayuela!!

    ResponderEliminar
  11. Enric, en base a tus palabras...
    Armonía, cielo, tierra, frutos, fechas y un beso ¡precioso resumen del significado de Navidad!

    Besos prenavideños!!

    ResponderEliminar
  12. ValGarGon, si es que está da pena colgarle bolas y adornos!!!
    Yo así mismo, ya lo encuentro precioso.

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  13. Gabiota, pues con las manos habilidosas que tienes cualquier adornito con esas piñas será una obra de arte.
    ¡Ya nos lo mostrarás!!!

    Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  14. Elvira, yo he disfrutado mucho viendo y sintiendo el olor en esta especie de exposición de abetos y coníferas.
    Al final, le he sacado partido al puente,jeje...

    Muchos besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  15. Enhorabuena Montse por las imágenes. No consigo subirlas con esa calidad, casi se percibe el aroma del pino...

    ResponderEliminar
  16. Dorisalon, lo que hace que luzcan tan bien es el tamaño de las fotografías, verlas tan grandes mejora muchísimo el resultado en el blog, deberías probarlo ¡ya verás como quedan más bonitas tus fotografías!

    Un besito.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.