Vuelo de vilano


Cipsela (fruto seco indehiscente) de una Asteraceae, que contiene el vilano, conjunto de formaciones plumosas que se dispersan en el aire y que asegurarán su continuidad.









El vuelo de vilano, delicado, ténue y etéreo.


You May Also Like

23 comentarios

  1. La última es la que más me gusta. Cayendo las semillas a la tierra, para fertilizarla. Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, Elvira, tendrías que haberme visto! con el vilano en una mano y la cámara en la otra manteniendo el pulso... la última es mi preferida también.

    Besitos tempraneros!!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta esta serie de fotos, todos unidos y de pronto cada uno toma su camino, sin prisas y sin pausas

    Besos Montse

    ResponderEliminar
  4. Parapentes y paracaídas para...las semillas.
    ¡Un gran invento!
    Bonita serie, especialmente hermosa la primera imagen y especialmente creativa la última.
    Saludos, también especialmente.

    ResponderEliminar
  5. A mi también me gustan mucho y sobre todo cuando soplas y ves como vuelan sus formaciones plumosas ;)

    ResponderEliminar
  6. Me parece que hay una predilección de la mayoría, y es que la última foto me encantó!
    Cierto, su vuelo tan etéreo y liviano, muy bello :)

    Mil besos guapa!

    ResponderEliminar
  7. Impresionante la foto, también me gusta la última; cuantas veces jugué de niña soplando la flor para ver el efecto de su vuelo, Eres genial, te las ingenias de tal forma que tu sola consiges lo que te propones.Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Exactamente, Pilar, y también son como cuando los poyuelos abandonan el nido para empezar a volar por sí mismos. El ciclo de la vida, ese viaje maravilloso!!

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Javier, seguramente los inventores de parapentes y paracaídas se inspiraron en un vilano!!
    Especialmente te agradezco tu cariño y tus palabras.

    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  10. Pixel, creo que es porque las cosas que aparentemente son las más sencillas son, al mismo tiempo, las más asombrosas.

    Besitos :D

    ResponderEliminar
  11. Axis, es que en la última fotografía quedan los vilanos suspendidos en el aire y todos sabemos que es cuestión de segundos que salgan volando por el cielo.

    Mil besitos, guapísima.

    ResponderEliminar
  12. Marisé, sólo los niños son capaces de ver la magia de cosas así, por eso casi todos nosotros hemos hecho volar los vilanos soplando.
    Más que genial, es que soy muy cabezona y no paro hasta conseguir lo que me propongo ¡pero no siempre lo consigo, jaja!!

    Mil besitos!!

    ResponderEliminar
  13. Seré poco original, pero es que la tercera es espectacular. (soy Joaquín, no se que le pasa a blgger que no me reconoce)

    ResponderEliminar
  14. Gracias Joaquín! Al parecer blogger vuelve a hacer el tonto, tendremos que tener paciencia.

    Un abrazo y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  15. en la foto veo la misma luz que veía cuando de pequeña soplaba lo que aquí le llamamos "panaderos", asociando la forma de la semilla con un pancito.

    besos*

    ResponderEliminar
  16. Recuerdo a mi abuela cuando me decía: ¡mira, un vilanico! ¡a ver si lo pillas!... Preciosas fotos y muy buen pulso el tuyo, Montse.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Recuerdos de infancia... me gustaba soplarlas y observar como volaban. Espectaculares fotos. ¡Gracias Montse!

    ResponderEliminar
  18. Montse hermosas fotos y si me encantaba soplar para verlas volar, no se si sea la misma pero acá la conocemos como diente de león o ñilhue, saludos Marisol.

    ResponderEliminar
  19. Rayuela, un nombre muy curioso lo de "panaderos" y también es curioso que a pesar de los distintos nombres, todos jugábamos con esos vilanos en la infancia.

    Muchos besos en el viento!!

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola Kine!
    Creo que más o menos todos guardamos los mismos recuerdos de la niñez.
    Aquí en Catalunya los llamamos "bufadors" cuya traducción sería "sopladores", pero poco importa el nombre para esta pequeña maravilla a la que de niños siempre le encontrábamos mágica.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  21. Doris, es bonito saber que aún con nombres distintos, todos tenemos esos recuerdos infantiles de soplarlos al viento y contemplar su vuelo ligero.

    Mil besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  22. Marisol, el diente de león es quizás el más conocido, pero algunas otras asteraceae también tienen estos vilanos, precisamente el de las fotografías es de un Amargot

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  23. La última foto me parece espectacular

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.