Espinas de AGAVE

23.2.12

Foto Botànic Serrat : Pita (Agave americana L.)


Los Agaves son unos ejemplares magníficos y muy decorativos pero sus espinas son sumamente peligrosas, sobre todo a la hora de efectuar trabajos de jardinería cerca de ellos.



Imprescindible utilizar siempre unos guantes de trabajo, tanto para estas especies como para los rosales.





* Ver artículo de Agave americana L.

You Might Also Like

18 comentarios

  1. Montse, espectaculares fotos,
    nos informas de su peligro,
    pero a la vez
    nos muestras toda su belleza.

    Bon dia

    ResponderEliminar
  2. ¡Espinas apuntadas que serían
    el filo de unas hojas de puñal!

    Abrazos en las fotos que tú pones

    ResponderEliminar
  3. Supongo que veo belleza en todo aquello que me rodea, ya sea flor o espina. Cada elemento de la naturaleza tiene algo hermoso que mostrar.

    Muchos besos, Maria Dolors!

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay, Enric, abrazar ese Agave, ni lo sueñes! porque me clavaría todas esas espinas y no iba a gustarme, jeje..

    Mejor te mando mil besos con perfume de jazmín.

    ResponderEliminar
  5. Agawy w ogrodzie nie mam, bo nie rosną, ale róże mnie już nie raz podrapały :-(. Pozdrawiam i dziękuję za bardzo miły komentarz u mnie. *** Planta de agave en el jardín no lo hago, porque no crecen, pero las rosas no he rayado una vez :-(. Saludar y agradecer por tu comentario muy bonito para mí.

    ResponderEliminar
  6. Giga, las espinas de las rosas también son peligrosas!
    Saludarte es un placer y ver tu colección aún más.
    Abrazos.

    Giga, ciernie róż też są niebezpieczne!
    Miło cię poznać i zobaczyć swoją kolekcję dalej.
    Uściski.

    ResponderEliminar
  7. son bonitas pero infundan mucho respeto, menudo dolor un pinchazo de esos. Mejor no pensarlo.

    ResponderEliminar
  8. Con ese enfoque estético tan especial las espinas del ágave me recuerdan a los cuernos del rinoceronte...
    Saludos entre las flores.

    ResponderEliminar
  9. Raúl, y muy peligrosos, que yo ya me he pinchado alguna que otra vez.

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  10. Mejor no te lo cuento, Pixel, pero sólo te diré que me ando con mucho cuidado con ellos porque sus pinchazos duelen un montón!

    Muchos besos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  11. Javier, hemos coincidido!! yo pensé igual y es que impresiona verlos tan grandes.

    Un gran abrazo, y buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Hayyyy!! si te enganchas con una de esas, pero que textura de fotos artísta fotógrafa, donde pones el objetivo lo haces bello.
    Tengo yo unas fotos de espinas... terribles, de gleditcia triacanthos, te las he de mandar.
    Besicos desprovistos de pinchos

    ResponderEliminar
  13. Hola Montse siempre me pincho con los cactus y también me clave con la punta del agave Reina Victoria, pero estas espinas se ven de temer, las fotos son magnificas, un abrazo y que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. La verdad Montse es que sí que parecen peligrosas por la forma que tienen!!! Habrá que ir con cuidado, yo normalmente utilizo guantes para manipular pero en este caso no servirían de nada...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Rosa, he tenido que mirar que planta era esa gleditcia triacanthos que dices ¡la acacia de las tres espinas, madre mia!
    Yo tengo la falsa acacia y no hay manera de acabar con ella, siempre rebrota y siempre me acabo pinchando con ella.
    Lo dicho, hay que ir con cuidado con estas plantas espinosas.
    Mil besos, guapa.

    ResponderEliminar
  16. Kumquat, los guantes de jardinería que van mejor son los que llevan una parte de goma y aún así, con pinchos como estos, no te libras. A veces me pongo dos pares, uno encima del otro, para ir más protegida.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Marisol, tienes razón, estas espinas grandes las ves bien y las puedes controlar, lo malo son esas pequeñas de los cactus, mucho más finas y en especies en las que no tienes por donde agarrarlo.

    Un besito!

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.