GOMOSIS en el CIRUELO ROJO


En un jardín, como en la vida, no todo son flores y maravillas, también hay malas noticias, como son las plagas y enfermedades de las plantas y hoy hablaremos de una de ellas, la gomosis, que ha afectado a mi ciruelo favorito, mi Prunus Cerasifera autropurpurea.

La gomosis es una enfermedad que afecta a árboles frutales de hueso, como ciruelos, cerezos, melocotoneros, etc. que surge por varias causas, ya sea por hongos, bacterias o insectos dañinos que se introducen en grietas de ramas o tronco producidas por roturas o podas incorrectas.


Se trata de una resina o materia gomosa, de color ámbar, que aparece en ramas o tronco, una reacción natural del árbol frente a un agente externo nocivo del que intenta protegerse.

Las causas de la gomosis por hongos se debe a un exceso de agua o encharcamiento de la base del tronco, para lo que conviene hacer una zanja y dejar raíces al descubierto al objeto de que se sequen, o con ayuda de productos eficaces que existen en el mercado y pueden resolver el problema.
Si la causa es por insectos que se han introducido en heridas o grietas, el remedio es limpiar cuidadosamente la zona afectada y aplicar un fungicida y un cicatrizante.


Como medidas preventivas está el correcto abonado, evitar excesos de agua y asegurarse que tras una poda o un injerto la zona quede debidamente protegida con cicatrizantes adecuados. Añadiría que conviene observar el aspecto del tronco y de las ramas, en el caso de rotura, por si quedan grietas abiertas que puedan originar la aparición de hongos o faciliten la entrada de insectos dañinos que provoquen la gomosis.

El caso de mi Prunus se debe a algún insecto que, aprovechando la brusca caída de algunas ramas tras un fuerte vendaval, se introdujo en ellas y fue minándolo poco a poco, de dentro afuera. Al ver la primera aparición de esas gotas de resina, aplicamos un fungicida y un producto cicatrizante, confiando que con esa medida se solucionaba el problema, pero no fue así, la gomosis se fue extendiendo o ya se había extendido interiormente más de lo deseado y ahora el ciruelo está muy afectado, tanto que habrá que eliminarlo.

You May Also Like

12 comentarios

  1. Que pena escuchar esto, Montse. La verdad que a veces uno ignora todo por lo que también, nuestra naturaleza pasa. Yo he visto esas gomosis en los troncos de los árboles pero no me imaginé que fuera algo dañino.
    Que estés bien.
    Te mando un fuerte abrazo.
    X

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la naturaleza también hay una lado menos positivo, no es diferente a la vida misma que tiene cosas positivas y cosas negativas.
      Me gusta saber que ahora verás a los árboles de otro modo, sabiendo que también sufren cuando están enfermos.
      Muchos abrazos, mi querida Marisa y feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. Ya he perdido el melocotonero y el ciruelo por esta enfermedad. El tratamiento no ayudó. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Giga, los tratamientos si se hacen a tiempo funcionan, pero a veces ni aún así ¡qué pena de tus frutales!
      Muchísimos besos.

      Eliminar
  3. Al igual que comenta Marisa también yo había visto esa resina alguna que otra vez en algún frutal, pero nunca se me había ocurrido relacionarlo con un problema de salud. Siempre se aprende algo nuevo, sobre todo con tan buenos maestros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por llamarme maestra, amigo Joaquín, pero sólo soy una aficionada que va aprendiendo.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  4. I like these photos, they are lovely.

    ResponderEliminar
  5. Vaya! Lo bonitas que son las fotos y lo malas las noticias! Lo siento mucho, Montse, da pena deshacerse de un árbol tan bonito ¿verdad?
    Un beso muy fuerte y ánimo con tu jardín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucha tristeza, porque es uno de mis árboles favoritos, pero no habrá más remedio ¡son cosas que pasan!
      Muchos besos, Mónica y gracias.

      Eliminar
  6. Hola Montse! yo tambien tengo este año un ciruelo con gomosis.
    Las fotos que has hecho me encantan. Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué pena que enfermen los frutales, Kisi! espero que sólo sea un ciruelo.
      Un beso muy grande.

      Eliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.