ROMERO




Rosmarinus officinalis


Arbusto leñoso y perenne que puede alcanzar los 2 m de altura. de origen puramente mediterráneo y de la familia de las Labiatae.
Su nombre viene del latín ros (rocío) y marinus (marino), por su perfume y el hecho de habitar en los acantilados costeros.

Las hojas, pequeñas y abundantes, de forma linear son opuestas, enteras, con los bordes hacia abajo y de un color verde oscuro, mientras que por el envés presentan un color blanquecino y están cubiertas de vellosidad. En la zona de unión de la hoja con el tallo nacen los ramilletes floríferos.

Las flores axilares, muy aromáticas, de unos 5 mm de largo tienen la corola bilabiada de una sola pieza de color azul violeta pálido, rosa o blanco, con cáliz verde o algo rojizo, también bilabiado y acampanado. Florece dos veces al año, en primavera y en otoño.

El fruto, encerrado en el fondo del cáliz, está formado por cuatro pequeñas nuececitas trasovadas, de color parduzco.

Forma parte de los matorrales en climas secos y soleados.

Se cría en todo tipo de suelos, preferiblemente los áridos, secos y algo arenosos y permeables, adaptándose muy bien a los suelos pobres. Se multiplica por esquejes, que arraigan con facilidad.

Del romero se utilizan sobre todo las hojas y también las flores.

El alcohol de romero se elabora con el aceite esencial que se extrae directamente de las hojas y se utiliza para prevenir las úlceras, para tratar dolores reumáticos y lumbalgias y en fricciones como estimulante del cuero cabelludo (alopecia).

La infusión de hojas de romero, así como la miel de romero, alivia la tos y las afecciones hepáticas y digestivas.

El alcanfor de romero tonifica la circulación sanguínea por sus propiedades hipertensoras.

La decocción de romero sirve de cicatrizante en llagas y heridas por sus propiedades antisépticas.

Se emplea para usos culinarios, para aderezar todo tipo de carnes y guisos, aunque con moderación, debido a su fuerte sabor.

You May Also Like

2 comentarios

  1. Jeje, yo, analfabeta como nadie, la primera vez que vi en las carreteras extremeñas el romero (hace muy poquito tiempo) creí que se trataba de lavanda... seré pava...!!!

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes, a mí me pasa lo mismo con algunas plantas!
    Todavía voy buscando datos de algunas de ellas.
    Aprender es un privilegio.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.