Caracol



Esta primavera con las abundantes lluvias habidas, encontrar caracoles por el jardín no es nada extraordinario, pero os voy a contar una pequeña historia sobre este caracol que asomaba por entre las hojas verdes de la Vinca Major





En un lento caminar, característico de estos animalillos, iba saliendo de su verde refugio para descubrir un mundo de roca caliza como si se dispusiera a realizar una intrépida aventura.




Bajo mi atenta mirada, de pronto, dió un giro con el cuerpo, como si algo reclamara su atención. ¿Habrá notado mi presencia? me pregunté, pero al parecer no era eso.
¿Qué estaba mirando entonces? y me dispuse a mirar a ver que era aquello que le despertaba tanto interés...




¡Santo cielo!
El caracol era todo un aventurero y se disponía a llegar hasta el borde de la piedra que era, nada más y nada menos, que el borde del primer escalón de la escalera.

You May Also Like

19 comentarios

  1. MONTSE: este blog continua perfeito. Cumprimentos.

    ResponderEliminar
  2. hasta cuando relatas historias las cuentas con tanta tanta dulzura :D

    un tronador guapa.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Fernando, por tus palabras y por tu voto en los Premios 20blogs, me dejarte unos hermosos comentarios y quería darte las gracias.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Kato ¡tú sí que eres un cielo! ¡hay que ver las cosas bonitas que me dices!, muchas gracias.

    Te mando un par de tronadores :D !!

    ResponderEliminar
  5. Precioso caracol, Montse, cuanta imaginacion tambien, muy tierno...
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Realmente tengo FOBIA a los caracoles y las babosas, pero tú me haces verlos como "dibujos animados" y lo llevo mejor...

    ResponderEliminar
  7. Tiene razón Drea, me ha gustado tu relato, pero los puñeteros hacen estragos en los jardines.

    ResponderEliminar
  8. es verdad que tienes una manera de escribir muy dulce¡¡¡ deberías de hacerlo de lunes a viernes ;))
    besotes

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, Tuqui es que a veces no sólo hay que mirar la flora ¡la fauna también tiene cabida en el jardín!

    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Drea, pareces reñida con los animalillos... fobia a caracoles, babosas y mariposas (lo dijiste una vez), excepto con los de carne rosa, jejeje...

    Les acabarás cogiendo cariño, como me pasa a mí con los cerdillos!!

    Besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Khenai, ya los voy controlando ¡para que no se coman mis plantitas! y por eso los veo, que ando siempre observando, jeje..

    Hay una especie olóctona, el caracol manzana, que está amenazando muy seriamente el cultivo del arroz en el delta del Ebro ¡una plaga que no consiguen erradicar!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Ey, pero si ahora escribo todos los días en los blogs!!
    Jajaja, Pilar, muchas gracias y seguiré tus consejos.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Aventuras heroicas solitarias,
    y además con la casa a cuestas, cuestas!

    ResponderEliminar
  14. a mi lo que más me gusta de los caracoles es tocar sus antenas con el dedo, me hace mucha gracia (sé que o debería, pues es como si me metieran el ojo a mi) pero es que me encantaaaa, joooo

    ResponderEliminar
  15. Enric, me encantan los caballeros valoresos que llevan armadura, aunque ésta sea de concha!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Jajaja, Pixel, eso tiene gracia!!!
    Yo, de pequeña, hacía lo mismo (ahora me contengo), creo que quien más quien menos ha probado a poner el dedo el la antenita para ver como la esconde.

    Besitos ^_^

    ResponderEliminar
  17. Montse que hermoso caracol, por acá nunca me ha tocado verlos, los que hay son pequeñitos. Gracias por mostrarlos y cuida tus plantas, pues les encantan, jajajja
    Besos querida amiga!!

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.