CIPRES




Cupressus sempervirens


Cupressus es un género de árbol conífero perteneciente a la familia de las Cupressaceae, que crece naturalmente en casi todo el mundo en zonas cálidas y templadas.
El número de especies reconocidas es muy variable, entre 16 y 25 aproximadamente y resultan difíciles de clasificar, pero se dividen básicamente en dos, las especies del Viejo Mundo con más escamas, anchas y cortas en los conos y las del Nuevo Mundo con conos de pocas escamas, las cuales tienen espinas estrechas.

Cupressus sempervirens
, o ciprés mediterráneo llamado así por su origen y que también existe en el norte de Líbia, oeste de Síria, Líbano, oeste de Jordania y zonas de Irán, se cree que hace 2.000 o 3.000 años formaba grandes masas forestales en el norte de África.





Es un árbol perenne muy longevo, existen ejemplares con más de 1.000 años y de crecimiento rápido los primeros años que puede alcanzar una altura de hasta 25 o 30 metros.

Tiene el tronco recto que puede medir 1 metro de diámetro de corteza lisa grisácea en ejemplares jóvenes que van volviéndose agrietadas y pardo oscuras.

Ramas finas, cilíndricas o tetragonales y hojas en escamas que forman un ramillete, de follaje denso y color verde oscuro.

Flores, las masculinas pequeñas y amarillentas y las femeninas forman un cono o piña de color gris verdoso de 2 a 3 cms de diámetro. Florece en primavera y los conos maduran en otoño formando los frutos.

Frutos en gálbulas leñosas, redondas u ovaladas de hasta 4 cm de longitud, con 5-8 parejas de escamas poliédricas de color pardo y que contienen las semillas.




Su madera, aromática y resistente a la humedad, es utilizada en ebanistería fina y carpintería así como en la construcción de guitarras. Los fenicios, excelentes marinos, utilizaban madera de ciprés para la construcción de sus naves.

En la medicina popular se le atribuyen propiedades antiespasmódicas y astringentes.

Se ha cultivado durante milenios como árbol ornamental, en todo el Mediterráneo y en zonas de clima similar, extendiéndose en otras zonas más frías aunque con crecimiento más lento, debido a que soporta muy bien tanto el calor como el frío y se adapta a terrenos ácidos, áridos y compactos.

En jardinería se utiliza como setos cortavientos y como elemento ornamental en parques y jardines. La variedad más conocida, Cupressus sempervirens var. Strica (o pyramidalis), que presenta una forma columnar y cónica es la que suele estar en cementerios y que representa el tipo de ciprés que a todos nos resulta reconocible.

Podéis leer el curioso artículo que escribí hace pocos meses sobre este árbol :

Ciprés el árbol de los cementerios


You May Also Like

12 comentarios

  1. No se ni como he llegado hasta aquí pero me gusta mucho, ya veo que tienes varios blog igual que yo, ahora con tu permiso visitare los otros y otro día volvere. Un saludo desde Almería
    http://bonsais-trini.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Hola! muy bonitas tomas de esta especie.. las dos ultimas me gustan un poquito mas :)
    Un gran saludo..

    ResponderEliminar
  3. Como es que cada especie tiene su particularidad, siempre pienso y ahora que sigue, es tanto que tiempo me falta. Muchas veces de niña vi este árbol y no le había puesto tanta atención, es bello. Gracias Montse por compartir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Y qué bien huelen sus ramas! Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gustan mucho la primera y tercera foto, además la primera tan detallada es fabulosa. La segunda no me gusta tanto pues con esos frutos tan feos (al menos para mí) me da un poquito de asco.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida Trini!! me alegra que el destino o la casualidad te haya llevado hasta aquí, pásate cuando quieras.
    Tu blog de bonsais me parece muy interesante, yo no entiendo de esos arbolitos pero estoy segura que curioseando por tu blog voy a aprender un montón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Matias, algunos áboles o arbustos no suelen tener quedar favorecidos en fotografía, así que las tomas de cerca hacen que sus hojas se luzcan mejor.
    Es grato saber que te gustan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Chomp, no solemos prestar demasiada atención a los árboles o los arbustos, normalmente las flores nos llamán más. Yo adoro los árboles, me ofrecen una relajación y ver su esplendor es un motivo de alegría para mí.
    Gracias a tí!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. Elvira, y el color que tienen después de la lluvia!!

    Muchos besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo tengo un problema, ValGarGon ¡y es que me gustan todos los árboles!

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  11. Pixel, los conos no son tan feos, cuando todo está lleno de ellos se ven preciosos ¡y huelen muy bien!

    Besitos.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.