OMBÚ el árbol de la bella sombra

8.10.13

 Cuando visité el Parque Cervantes en Barcelona me quedé maravillada al contemplar este ejemplar de Ombú o bellasombra, aunque no es el único que hay en la ciudad.

Phytolacca dioica

El género Phytolacca es uno de los cerca de 18 géneros que comprenden la familia Phytolaccaceae de especies distribuídas principalmente en las regiones tropicales y subtropicales de América.

Phytolacca dioica, es un árbol nativo de la Pampa Argentina, Uruguay, Brasil y Perú que llegó a Europa de la mano de Hernando Colón, hijo de Cristóbal Colón, que plantó varios ejemplares en Sevilla.


Su nombre proviene del griego “phyton” que significa planta y “lacca” aludiendo al color carmín del jugo de los frutos de algunas de sus especies. El epíteto dioica hace referencia a la presencia de flores femeninas y flores masculinas.

 Su gran porte, de hasta 20 metros de altura, su tronco grueso, copa amplia y enormes raíces visibles en la superficie, le dan el aspecto de un árbol, sin embargo sus tallos húmedos y verdes sin anillos de corteza, su gran contenido de agua y su rápido crecimiento ha hecho dudar a científicos de que pudiera tratarse de un arbusto o una hierba gigante más que de un árbol.

Es semicaducifolio y tiene hojas simples, alternas, de forma elíptica de color verde oscuro brillante por el haz y algo más claro por el envés y un pecíolo de poca longitud.

 La inflorescencia en racimo terminal, de flores dioicas y de color blanquecino o amarillo-verdosas. Florece al final de la primavera.

Fruto en una baya amarillenta que va tornándose parda a medida que madura, dispuestos en racimos colgantes en los ejemplares femeninos. Estos frutos aparecen en verano y son tóxicos.


Sus raíces sobresalen del terreno y forman como una pata de elefante muy característica.


Se utiliza de forma ornamental en parques y jardines como elemento aislado, también para la técnica de bonsái, pero sin duda su utilización de origen es la de ofrecer sombra, su nombre en guaraní tiene ese significado, en las jornadas calurosas de la llanura pampeana y mantener la humedad de la superficie, ya que contiene gran cantidad de agua.

Plantar al sol como ejemplar aislado y a cierta distancia de cualquier construcción o edificio ya que su crecimiento vigoroso y sus raíces puedan dañarlos.
Se multiplica por semillas.


En la Plaça Prim del barrio de Poble Nou de Barcelona, hay tres magníficos ejemplares de Ombú, que en catalán llamamos Bellaombra y que tienen mucha historia.

Ver lo que escribí sobre esta plaza aquí : Un pueblo dentro de una ciudad



You Might Also Like

15 comentarios

  1. Tienes razón, Montse. Es un árbol-hierba magnífico e impresionante cuando alcanza su máximo desarrollo. En cuanto a los frutos yo los he comido muchas veces y sólo he notado un ligero efecto laxante. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué atrevido! Yo no los habría ni probado, porque estas cosas me imponen mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Al jardí de Vivers de València n'he vist algun exemplar i de veritat que són plantes magnífiques, encara que, com bé assenyales, els botànics diuen que no és un arbre sinó una herbàcia molt gran.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És un curiós i magnífic espècimen de la natura, aquesta que mai deixa de sorprendre'ns.
      Un petó, Manel.

      Eliminar
  3. Un nombre muy sugerente, un porte impresionante, y todas sus partes, de la raíz a las flores pasando por las hojas, son hermosas. Gracias por mostrarlo. Supongo que al ser dioicos, también habrá ejemplares sin flores tal como les pasa a los acebos y a los tejos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todas las especies dioicas tienen ejemplares sin flores, en el caso del Ombú tiene flores tanto si es masculino como femenino, lo que el ejemplar masculino no produce frutos.
      Un besito, Ruqui!

      Eliminar
  4. Me llama mucho la atención el tremendo porte que suelen alcanzar para vivir dentro de las ciudades...
    Recuerdo haberlos visto en Valencia!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de ese porte impresionante, el hecho de ser ejemplares aislados aún los hacen más espléndidos.
      En Barcelona he visto varios y me encantan.
      Besos, Raúl.

      Eliminar
  5. Bello árbol, pero me impresionan más sus raíces...así deberían ser las raíces del hombre...notorias, sobresalientes.

    ABRAZO GRANDE, querida amiga.


    http://expresiongraficayverbal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo son, que las raíces de la humanidad son notorias, sino no habríamos llegado tan lejos en avances tecnológicos y científicos. Me preocupan más las ramas nuevas, esas que han de llevarnos al futuro y espero que sean brotes sanos, fértiles y abundantes.
      Un abrazo cariñoso y mil besos, Maritza!

      Eliminar
  6. Es imponente.....sus raices...la frondosidad de sus hojas, sus flores,...es icreible que haya podido adaptarse a la ciudad...espectacular. La naturaleza nunca deja de sorprendernos.
    Petons.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Dolors, tú lo has dicho, la naturaleza nunca deja de maravillarnos por esa increíble adaptabilidad y supervivencia de las plantas.
      Molts petonets!

      Eliminar
  7. Es un árbol precioso aunque su sistema radicular levanta lo que haya que levantar.En el colegio que estaba antes teníamos ejemplares masculinos y femeninos y echaban frutos muy extraños que dicen que son comestibles aunque su sabor no es muy agradable al menos para mí.En Sevilla hay un enorme ejemplar que dicen que sembraron los hermanos Pinzones que acompañaron a Colón .Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanjo, tampoco yo me atrevería a comer sus frutos, en esto de probar cosas soy un poco tiquismiquis.
      Tengo entendido que los primeros ejemplares de ombú aquí en España se plantaron en Sevilla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Qué maravilla poder estar bajo ese árbol.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.