Cuatro frutos de otoño


En otoño, además de los madroños, en Botànic Serrat hay olivas (Olea europaea, L.) de las que ya os he hablado en otras ocasiones. 
Las olivas no se comen cogiéndolas directamente del árbol como ya sabemos todos, requieren un proceso de aliñado y macerado.


Las bellotas de la encina (Quercus ilex, L.) tampoco se comen en la actualidad, aunque en tiempos pasados se comían como las castañas, crudas o asadas. Ahora parece que vuelven a estar en las cocinas ya que es un fruto con grandes contenidos de antioxidantes.


Los rojos frutos del Cotoneaster franchetii, del que también he hablado en varias ocasiones, no son comestibles porque tienen algunos compuestos tóxicos y sólo sirven de alimento a los pájaros.


Y los rosados frutos del Lentisco (Pistacia lentiscus, L.) tampoco se comen, son tóxicos.

De todos ellos podéis ver más información clicando sobre el nombre.

You May Also Like

12 comentarios

  1. Mi querida Montse las fotos son preciosos y los frutos me encantan. Es maravilloso ver los árboles llenos de frutos. Feliz fin de semana y un besin enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Lola, es maravilloso ver los frutos de los árboles, ya sean en otoño como en cualquier otra época del año.
      Mil besinos, querida amiga.

      Eliminar
  2. elixires de la vida para paladares exquisitos ya con nuestro otoño Montse, mis saludos . jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Ramón, las olivas si son un buen elixir de vida ¡ay, ese aceite! pero los otros no son precisamente frutos para comer,
      Agradezco tu visita y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuatro frutos de otoño y cuatro fotos fantásticas Montse, me han encantado. Saludos desde Cantabria.

    ResponderEliminar
  4. ¡ Que fotografías tan bonitas ! Buena tarde.

    ResponderEliminar
  5. Conoces el efecto dentifrico del lentisco???? Ahi lo dejo ejejej por si quieres investigar :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no conozco ese efecto ¡ayyy, tienes que explicármelo, Mario! me has dejado intrigadísima, yo sé que se utilizaba como goma de mascar pero no sabía que también fuera un buen dentífrico.
      Acabo de leer que los árabes lo usaban mascado para tener buen aliento y reforzar las encías ¡qué interesante!
      Mil gracias por la información y un beso enorme.

      Eliminar
  6. Una entrada curiosa, gracias a ti me he enterado que se pueden comer las bellotas de las encinas, yo creía que sólo se utilizaban como alimento para los cerdos y de ahí el rico sabor de su carne.
    Tengo cotoneaster en mi jardín, sus frutos rojos son de lo más llamativo, pero nunca he visto a ningún pájaro picotearlos, yo creo que prefieren mis moras y uvas, siempre me dejan todo pelado y una vez satisfechos... seguro que van en busca de algo más sustancioso.
    Te dejo cariños en un abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kasioles, es normal que si tienes moras y uvas los pájaros las prefieran a las bayas del cotoneaster, en cambio en mi jardín se las comen ¡ay, pobres, tienen pocos manjares aquí!
      Las bellotas no las he probado, pero tienen que estar bien, digo yo. Tú, que sabes tanto de recetas, podrías probar a utilizar bellotas en alguno de tus guisos ;)
      Mil besos, guapa.

      Eliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.