Plantas de hojas color GLAUCO y la Leyenda de GLAUCO


Existen plantas cuyas hojas son de un color gris o gris azulado, como la Cineraria marítima (Senecio cineraria, L.),  que a excepción de sus flores amarillas es totalmente de ese color y que en botánica recibe el nombre de color glauco, aplicándose como epíteto a las especies que lo presentan.
Y en Botànic Serrat hay algunas de ellas.

El color glauco, cuya palabra proviene del  griego antiguo “glaukós” y del latín “glaucus” o “verde mar” es esa tonalidad verde pálido ligeramente azulado que parece gris o color plata.


Este color lo tienen ciertas plantas de ambientes marinos o cercanos a la costa. Una coloración que es el resultado del aislamiento, al sol y la sal, que puede afectar la oxidación y el envejecimiento de los tejidos, que ofrece la planta para tratar de protegerse mediante la exudación de una cera epicuticular que le sirve de filtro solar y que reduce las pérdidas de agua. Esa cera es lo que les otorga el color glauco.


Esto les sucede a otras especies, incluso alejadas de la zona costera, como las grandes cactáceas como Aloes, pitas (Agave americana, L.) en la foto y dragos y pequeñas suculentas como las Echeverias.


También se da en algunas otras plantas en ciertas épocas del año y dependiendo de las condiciones ambientales. 
Un buen ejemplo son las hojas del Olivo (Olea europea, L.) que vemos en la foto,cuyas hojas adquieren, en el envés, una coloración grisácea.


La Lavanda (Lavandula angustifolia, Mill) es otro ejemplo de hojas glaucas.



Y hablando de Glauco, os cuento una triste, gris y curiosa leyenda, bajo esta imagen de la flor del Olivillo o Salvia amarga (Teucrium fruticans, L.) 

“Glauco, era un humilde pescador que en la mitología griega es una divinidad y monstruo del mar al que se le atribuye ser hijo de Poseidón, porque al mascar unas plantas mágicas se hizo inmortal y se transformó de hombre, con larga melena y largas barbas que se volvieron de un color verde oscuro, color similar al de las algas marinas, y piernas que cambiaron a ser una cola de pez enroscada, en un monstruo. Viéndose así, quedó obligado a vivir en el mar.

Rechazado por su amada, una hermosa ninfa llamada Escila, acudió a la maga Circe para pedirle que volviera a ser aceptado por ella, pero Circe, que amaba a Glauco le declaró su amor y quiso que olvidara a su amada. El la rechazó y Circe, vengativa, lo engaño dándole unas hierbas potentes para que pusiera en el agua donde se bañaba Escila. Así lo hizo y la joven se convirtió también en un monstruo, con torso de mujer y cola de pez con seis cabezas de perro partiendo de su cintura, condenada a habitar en un estrecho paso marítimo por donde los barcos debían pasar.

Glauco marchó llorando amargamente a las profundidades del mar. Con el tiempo, los dioses convirtieron a Escila en roca, aún existente, en la provincia italiana de Reggio y llamada Scilla”.

You May Also Like

14 comentarios

  1. Preciosa leyenda y bonitas fotos. Por aquí se crían unas plantas del mismo color glauco (Glacium flavum crantz), aquí la llamamos "cascall", y sus flores son unas amapolas amarillas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, amapola loca creo que se llama esta Glacium que comentas ¡seguro que hay muchas más plantas con hojas color glauco! y seguro que conoces un montón de ellas.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Precioso post amiga Montse, bonitas flores y preciosa leyenda. Del Senecio tengo algunas en el jardín y cuando están en flor resultan muy vistosas con esa combinación de gris y amarillo.
    Un fuerte abrazo querida amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Juan, el Senecio es bastante conocido en jardinería y, como dices, sus flores amarillas resultan preciosas combinadas con el gris de las hojas.
      Me alegro que te haya gustado!!
      Muchos besos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Y yo estoy encantada de compartir ¡muchos besos, querida Fiaris!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Estoy conenta de que te gusten, seguro que tienes muchas plantas con las hojas de este color.
      Mil besos, querida Teresa!!

      Eliminar
  5. Hola Montse,
    Muestras hermosas plantas grises. El primer seto lo dejo fuera en mis jardineras en verano. Hay diferentes tonos de gris y lo que se muestra es muy bonito :-)
    Muchos besos
    Helma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas tonalidades grises son siempre muy atractivas ¡qué bien que las tengas!
      Muchos besos, Helma.

      Eliminar
  6. Preciosas fotos querida Montse, las plantas muy bonitas, la Cineraria aunque no la tengo en el jardín si la conozco bien porque trabajé con ella y la verdad es que es muy bonita. Un besin enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cineraria y la santolina, esta última no la tengo, son muy conocidas en jardinería, ideales para dar ese punto de color gris entre otras plantas verdes.
      Mil besinos, querida Lola.

      Eliminar

Bienvenid@ a Botanic Serrat
y muchas gracias por dejar tu comentario.